• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Malestar de hijo de diplomático causó confusión en Caracas

Se supo extraoficialmente que el joven nigeriano padece de paludismo y no de ébola. Fue llevado a una clínica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El teléfono del Hotel Savoy no paró de sonar ayer. “No, no. Eso no es así. Sólo se trató del hijo de un diplomático al que le afectó el cambio de clima”, repetía, casi de memoria, el encargado de la recepción.

En el sitio recibieron llamadas de España, Ecuador, Bolivia y Perú de periodistas interesados en confirmar la presencia de un posible caso de ébola entre los huéspedes del establecimiento. “Fue que dieron una mala información”, insistía el recepcionista, en respuesta a los rumores que circularon la noche del viernes en las redes sociales sobre un supuesto caso de la enfermedad en el país.

Mientras contestaba las llamadas, el hombre seguía atendiendo a los clientes que en ningún momento dejaron de circular por el lobby del hotel. “La gente exagera”, afirmó Valentina Febres, una de los huéspedes. Febres contó que la tarde del viernes no pudieron ingresar a las instalaciones por un período de dos horas –alrededor de las 6:00 pm– por disposición de las autoridades del Ministerio de Salud que se trasladaron hasta el lugar. “Como a las 8:00 pm pudimos entrar y desde entonces todo ha estado normal”.

El recepcionista dijo que tanto la presencia del Ministerio de Salud, como del Sebin se debió a que el joven que se sintió mal es hijo de un diplomático y se le estaba brindando el apoyo. “¿Usted cree que yo estaría tan tranquilo parado aquí, sin ninguna protección, si se tratara de ébola?”, sentenció.

El hombre agregó que el joven enfermo provenía de Nigeria y se estaba quedando en el hotel junto a su madre Mary Olubemi y otros dos niños en una habitación del piso 4. “Ayer mismo lo llevaron a hacerle un chequeo en una clínica y no sabemos si vayan a volver”.

El piso 4 del hotel está restringido. Al comienzo del pasillo, junto a las escaleras, ubicaron una mesita alrededor de la cual había 4 hombres vigilando. No tenían identificación, ni del Ministerio de Salud, ni como empleados del hotel. Sin embargo, dijeron ser del segundo grupo: “Nuestros jefes nos dijeron que nos ubicáramos aquí y eso hicimos”.

El recepcionista nuevamente justificó: “Eso es porque hay habitaciones en remodelación”.

Extraoficialmente, se supo que el hijo del diplomático habría dado positivo en las pruebas por paludismo.

La infectóloga Ana Carvajal afirmó que Nigeria no es el país con mayor número de casos, ni de fallecidos por lo que, en todo caso, la presencia del Ministerio de Salud en el sitio sólo indicaría que se estarían cumpliendo los protocolos de seguridad dispuestos por la Organización Mundial de la Salud.