• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Madre niega que su hija viva en la calle

Lila González pide que le devuelvan a su pequeña de 6 años de edad, que ahora reside en una casa de abrigo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Todos duermen con sus hijos por la noche, mientras yo ando preocupada. Quiero recuperar a mi muchacha”. Esa es la petición de Lila González, quien asegura que es comerciante y trabaja los fines de semana en el Mercado de los Corotos, en Quinta Crespo. Su hija, de 6 años de edad, fue llevada a una casa de abrigo por funcionarios del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio Libertador, el lunes 17 de septiembre.

El hecho ocurrió después de la publicación de una denuncia en El Nacional, hecha por vecinos de Las Delicias de Sabana Grande y sus alrededores, sobre inseguridad e indigencia en el sector.

Una de las fotos mostraba a la niña jugando en medio de los enseres de personas que pernoctan en la calle, al lado del edificio Urimare y frente a la plaza Las Delicias. De allí la sacaron para llevarla a la casa de abrigo de Hogares Bambi, que está ubicada en Antímano.

“Se la llevaron como a las dos y media de la tarde. Estaban el papá y el tío. Me fui antes del mediodía para buscar el dinero que necesitaba para viajar a Carúpano, donde me esperaba mi hermana. Siempre llevo a la niña a almorzar con su papá porque es muy apegada a él”, explica González.

El padre, Norberto Mosquera, frecuenta la zona. “No me gusta el tipo de vida que tiene él. Pero mi hija no duerme en la calle. Pasa las noches conmigo en un apartamento de la avenida Andrés Bello, en la casa de un amigo de otra hermana. Siempre le compro su comida o nos la dan en el refugio que queda cerca de la plaza”, alega la madre.

González declara que Mosquera ha trabajado como conserje, chofer y mototaxista. Está desempleado. “Siempre tengo real en el bolsillo. No somos mendigos. Tampoco soy loca ni indigente”, aseguró.

Preservar el vínculo familiar

Fernando Pereira, coordinador de Cecodap, asevera que la Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente privilegia la estancia de menores de 18 años de edad con su familia. “Desde el punto de vista afectivo hay que hacer lo posible para mantener ese vínculo –indica–. No obstante, los consejos de protección actúan cuando hay amenaza contra el niño o se violan sus derechos”.

Pereira afirma que, en casos como éste, las autoridades abren una investigación. “Ellos evaluarán las condiciones en las que vive la niña: si asiste a un centro educativo, recibe los cuidados adecuados o si ha sido víctima de maltrato. Lo ideal es que hagan la intervención a la familia como un núcleo, que puedan atenderse sus carencias, si eso es lo que les impide darle un cuidado integral a la niña”.