• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Fallas de borde abundan en la Petare-Santa Lucía

El mal estado de la vía y la inseguridad son los problemas más graves que afrontan quienes transitan por la zona / Ernesto Morgado

El mal estado de la vía y la inseguridad son los problemas más graves que afrontan quienes transitan por la zona / Ernesto Morgado

Las irregularidades se localizan poco después del kilómetro 15, a la altura del sector Valle Fresco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vecinos de la carretera vieja Petare–Santa Lucía, en el municipio Sucre, se las arreglan como pueden para transitar por cuatro kilómetros de vía llenos de huecos, tramos escarificados y la presencia de fallas de borde, que amenazan no sólo a los conductores regulares, sino también al transporte de carga pesada que traslada combustible u cualquier otro rubro desde de una región a otra.

Piden a las instancias de Gobierno a las que compete la vía, coordinación para mejorar las condiciones del asfalto, restituir el alumbrado público o, en su defecto, demarcar los puntos más críticos, con el fin de evitar que algún incauto se precipite por uno de los tres despeñaderos de la carretera carcomida.

Ramón Ojeda, quien reside en el sector Valle Fresco, guió el recorrido por las zonas más afectadas, empezando por la primera falla de borde del kilómetro 15. Señala que por tratarse de un territorio fronterizo con los Valles del Tuy resulta cuesta arriba llamar la atención de las autoridades. “Esta primera falla corresponde a 2007, después de que se levantara la construcción de un muro en la Gobernación de Miranda, cuando la gestión de Diosdado Cabello. Desde entonces, no ha habido continuidad administrativa, una vez que se retiró a los gobiernos regionales la facultad de rehabilitar las vías”.

El orden de prioridad cambia más adelante, en el sector El Mirador, donde la comunidad exige más presencia policial e iluminación. Son dos situaciones que van de la mano. “En la medida en que Corpoelec haga su trabajo de reparar todos esos postes inservibles, bajarán quizás los arrebatones y robos. De día se observa el patrullaje constante de Polisucre, pero de noche no. Mucho menos se ve que la Guardia Nacional pase por el kilómetro 16”, se quejó Mirian Loreto.

A su lado estaba Omaira Peñalver, quien hace dos meses fue asaltada por dos sujetos en moto, que le quitaron sus pertenencias, cuando estaba en compañía de su esposo y de su pequeño hijo. “Me pidieron insistentemente que entregara el celular, hasta que me quitaron el teléfono, cartera, documentos personales y hasta el bolsito de la escuela donde llevaba la ropa de mi niño. Todo eso pasó de noche”.


Desatendidos. El recorrido sigue por el kilómetro 18, sector El Llenadero, donde Jhony Marrón tiene su negocio, una bodega que le da para surtir de alimentos a las comunidades. Al frente de su local queda un módulo de la Guardia Nacional Bolivariana que no cumple su función. Sostiene que sería ideal que retomaran el punto, para parar a quienes circulan por el tramo en actitud sospechosa. Su zona, sin embargo, es menos insegura que otras.

Casi al llegar a Santa Teresa, en territorio limítrofe con los Valles del Tuy, hay otra falla de borde. Quien no sepa de la existencia del despeñadero pudiera fácilmente caer en horas de la noche. "Más de uno ha pasado su susto", advirtió Ojeda.


Hasta donde pueden. Ángel Alvarado, director de despacho de la Alcaldía de Sucre, informó que la municipalidad carece de competencias para asumir la reparación de la carretera vieja. Por lo pronto, señala que seguirán con la agenda de bacheo, en caso de que sea necesario. “Podemos hacer trabajos menores, mas no rehabilitar la vía o intervenir en las fallas de borde. Hemos marcado con los transportistas los puntos más vulnerables. Se han enviado algunos oficios para que la obra sea asumida por el Gobierno nacional. Nuestros esfuerzos se han orientado, entonces, a mejorar la movilidad con un canal de contraflujo en Valle fresco y el levantamiento de infraestructura deportiva, como el campo de grama artificial en La Dolorita”. Se solicitó una respuesta del Ministerio de Transporte Terrestre, pero no fue posible obtenerla. 

El Testimonio 

Felipe García

Residente de El Mirador

“Desde hace seis años tengo mi local en el sector El Mirador, donde vendo frutas, verduras y hortalizas. Pero después de las cinco de la tarde tengo que cerrar el negocio porque estoy muy expuesto. La seguridad en la carretera no está garantizada; aun cuando hay patrullaje policial pedimos que aumente la cantidad de funcionarios. Sin embargo, no es suficiente. Si alguien quiere salir airoso de la arremetida del hampa, tiene que guardarse temprano en su casa, pues la vía queda muy oscura por falta de alumbrado público. Son varias las historias de vecinos a los que han robado justo cuando están por entrar en sus casas”.






@dapy_


dpalacios@el-nacional.com