• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Local lleva nueve meses invadido

José Quintero, director de la Asociación Civil Procatia, dice que los invasores quieren cobrar alquiler | William Dumont

José Quintero, director de la Asociación Civil Procatia, dice que los invasores quieren cobrar alquiler | William Dumont

Comerciantes y residentes de Catia se reunieron ayer en la calle Colombia para solidarizarse con el propietario del inmueble. Han ocurrido dos ocupaciones ilegales en el mismo establecimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Comerciantes y habitantes de Catia manifestaron ayer en la mañana en solidaridad con Guillermo Schmidmajer, a quien el 22 de febrero le invadieron una propiedad en la que funcionan 18 locales comerciales. Primero, el sitio fue tomado por Tupamaros, pero a principios de noviembre –cuando estos fueron desalojados– el colectivo Waraira Repano asumió las riendas del lugar.

José Quintero, director de la Asociación Civil Procatia, informó que los nuevos ocupantes quieren cobrar el alquiler de los comercios ubicados en el segundo piso del establecimiento y amedrentan a quienes tienen ocupado el piso de abajo (que no fue tomado). “No son damnificados los que invadieron, ni siquiera llegaron con niños, como la primera vez. Lo que han hecho es amenazar a la gente con el pretexto de pedir ‘colaboraciones’. El dueño ha acudido a la policía y al Ministerio Público, pero nadie le ha hecho mucho caso”, afirmó.

Los locales, ubicados en la calle Colombia, permanecían vacíos porque se estaba haciendo la reparación de la estructura. En la parte de abajo del inmueble siguen funcionando otros seis comercios, entre ellos una venta de comida, un consultorio odontológico y una perfumería. “La mujer que comanda la invasión ahora dice que tienen que pagarle a ella”, afirmó Quintero.

El dirigente de Procatia agregó que los Tupamaros fueron desalojados porque los tres cabecillas que comandaron esa primera invasión se encuentran detenidos: “Fueron acusados de portar armas blancas y de fuego”.

La protesta de ayer buscaba que los comerciantes se unieran en respaldo a Schmidmajer. Los catienses solicitan más presencia policial para resguardar sus propiedades y evitar que acciones como esa se repitan.