• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Desechos y materiales tóxicos se manejan de forma incorrecta

Contendor de desechos de pilas | EFE

Contendor de desechos de pilas | EFE

Desperdicios biológicos, medicinas vencidas y pilas forman parte de la basura que debería ser separada y recibir un tratamiento especial 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligrosos es clara y no admite excusas. “La falta de certeza científica no podrá servir de fundamento para postergar la adopción de las medidas preventivas y correctivas que fueren necesarias para impedir el daño a la salud y al ambiente”, señala el artículo 4, que contrasta con lo que ocurre, por ejemplo, en el relleno sanitario de La Bonanza, que no cumple con los criterios de disposición final de los elementos potencialmente contaminantes que se mezclan con la basura.

La norma también dispone la creación de una comisión presidencial coordinada por el Ministerio del Ambiente, además de juntas asesoras estadales formadas por un equipo multidisciplinario designados por las universidades, alcaldías, empresas, cuerpo de bomberos, Fuerza Armada Nacional y los organismos de Protección Civil. En la práctica no es más que letra muerta, advierte el biólogo Diego Díaz, quien preside la ONG Vitalis.

Díaz sostiene que de la misma manera que la droga o las armas ilegales son incineradas con un procedimiento especial por parte de los organismos de seguridad, otros desechos aparentemente inofensivos pero altamente contaminantes deberían ser procesados bajo medidas de seguridad y con supervisión del órgano rector, que es el Ministerio del Ambiente. Por ahí pasan desde fluidos humanos, restos biólogos, materiales quirúrgicos, medicinas vencidas que provienen de hospitales, clínicas o laboratorios; hasta materiales de uso más cotidiano como pilas o bombillos con altas concentraciones de mercurio perjudiciales para el ecosistema.

“No sabemos qué consecuencia puede tener para la fauna, para una planta o para el mismo ser humano ese tipo de desechos al mezclarse con la basura doméstica. Lamentablemente en Venezuela 80% de la basura termina al aire libre. Esto es un problema que no sólo compete al Estado, sino a los fabricantes, que deberían hacerse responsables del ciclo de vida completo de sus productos, lo que incluye reutilizar alguno de sus componentes en un proceso de reciclaje, pero especialmente disponer de forma segura aquellos materiales que sean muy peligrosos”, explicó el también docente de la Universidad Metropolitana.

Si no se toman medidas oportunas, como lo establece el artículo 4 de la ley de materiales peligrosos, los trabajadores de aseo urbano seguirán expuestos a sufrir diversas enfermedades. “Al mezclar una inyectadora que tiene fluidos humanos con la basura común puede hacer que ese obrero se contamine, si no tiene los utensilios de trabajo adecuados, cosa que suele pasar. ¿Qué nos dice esto? Que esa situación es de sumo cuidado e involucra al Gobierno central, los municipios y los ciudadanos que deben ser formados en esta materia”.

Letra muerta. Poco o nada se cumple. Las juntas asesoras estadales estipuladas en el marco jurídico reeditan el mismo caso del Consejo Nacional de Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos. Simón Tenorio, director de Áreas Verdes de la Alcaldía de Baruta, ofrece su visión al respecto. “Por lo menos a nosotros no nos han convocado. Y que se haga es de suma importancia, pues debería constituirse esa comisión para manejar el tema de los elementos altamente tóxicos. Por nuestra parte, nos ajustamos a la ley, pues las clínicas que operan en Baruta tienen un servicio exclusivo para trasladar los desechos patológicos y quirúrgicos”, dijo el funcionario.

Su par de Chacao, María Alejandra Hares, aseguró que en esa jurisdicción se aplica el mismo método. Alerta, sin embargo, que en el relleno sanitario de La Bonanza no es posible verificar si se hace la correcta disposición final. “Lo que suceda allá se escapa de nuestras manos, pues no podemos tener certeza de si se cumple el ciclo de disposición de desechos, que al menos en su origen, nosotros cumplimos”.

Escrito en la ley

Artículo 33. El manejo de materiales peligrosos recuperables tendrá como propósito fundamental su recuperación para la reutilización o el reciclaje con fines industriales, comerciales, docentes o de investigación.

Artículo 34. La recuperación de los materiales peligrosos sólo podrá llevarse a cabo si el producto resultante reúne las condiciones sanitarias, de seguridad y de calidad exigidas por las normas de fabricación existentes, si el proceso se realiza en concordancia con la reglamentación técnica y si cumple con el resto de las regulaciones establecidas para los casos de materiales controlados por motivos de seguridad, defensa y uso restringido.