• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Lagartijo comienza a llenarse pero el racionamiento sigue

Meteorólogos afirman que la sequía del año pasado fue moderada y la de 2105 será igual por lo que no justifican cortes tan prolongados del servicio    

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de 8 meses del racionamiento de agua en Caracas y el estado Miranda debido a las incidencias de la sequía, la tierra aún está árida alrededor del embalse Lagartijo. Hay, por lo menos, 20 metros de distancia entre el agua y las piedras que antes estaban ocultas por el caudal cuando, hace un año, el embalse no había comenzado a secarse.  Aun así los expertos aseguran que el nivel es suficiente para ser utilizado porque el agua ha aumentado porque la sequía fue moderada y no extrema.

Denuncian que el prolongado racionamiento evidencia la incapacidad de bombeo a las zonas pobladas. No hay personal de Hidrocapital que informe sobre el nivel del líquido en los alrededores del Lagartijo, que fue construido entre 1960 y 1962 con el fin de abastecer a la ciudad de Caracas, y en la página web de la empresa se dejó de informar acerca de los niveles de agua que tiene el embalse que está fuera de servicio. Sin embargo, pescadores y obreros que desmalezan los alrededores del estanque afirman que con las últimas lluvias comenzaron a subir los niveles. 

Norberto Bausson, ex vicepresidente de Operación y Mantenimiento de Hidrocapital, hizo un diagnóstico del nivel actual de agua y aseveró que hay líquido suficiente por lo que señala que no están surtiendo a Caracas a través de este dique. “El asunto está más grave de lo que parecía porque si Hidrocapital tuviera una capacidad mediana de bombeo, Lagartijo tendría que estar vacío o casi vacío porque lo que entra al embalse sería muy parecido a lo que se le extrae. Esto demuestra que los sistemas no son capaces de bombear a la Gran Caracas lo que necesita. Es decir, no se está sacando agua del embalse.

Hay que explicar porqué está fuera de servicio si ya está lleno”. Pese a que el embalse comenzó a llenarse, las comunidades reportan racionamiento. En un sondeo realizado por El Nacional a través de sus redes sociales, los usuarios señalaron por lo menos dos días de corte continuo en El Marqués, Cacique Tiuna, Manicomio, Macaracuay. En sectores como Las Minas de Baruta dijeron que el racionamiento pasó de 2 a 4 días y en Luis Hurtado indicaron que el agua llega cada 20 días. 

El ex vicepresidente de Hidrocapital explicó que la ciudad tiene un déficit de 2.500 litros por segundo, que representa 15%  de lo que consumía Caracas en verano o invierno. El déficit se debe a la “incapacidad de la gerencia,  falta de entrenamiento del personal, incumplimiento de planes, ausencia de tecnología y logística”, afirma.

Bausson agrega que el suministro de agua a la ciudad viene de los embalses Camatagua, principal surtidor de Caracas ubicado a  150 kilómetros de Caracas con capacidad para almacenar 1,5 millones de metros cúbicos de agua, pero actualmente tiene una reserva para un año de 875.827 metros cúbicos, según expertos, aunque la página web de Hidrocapital dice que garantiza 734,6 días de abastecimiento. 

El otro embalse surtidor es Taguaza con capacidad para 184.000 metros cúbicos. Con el volumen actual –166.000 metros cúbicos– puede surtir 4 meses en verano, no obstante Hidrocapital apunta que alcanza para 267,7 días de servicio. 

Todavía  sigue en deuda la construcción del sistema Tuy IV, con el cual el racionamiento se habría evitado. En junio de 2012 y luego en mayo de 2013 el entonces ministro del Ambiente, Alejandro Hitcher, anunció la entrada en funcionamiento del sistema que aportaría 21.000 litros de agua por segundo al área metropolitana de Caracas. Ahora se pospuso para 2016 la obra que daría una solución estructural al problema del abastecimiento de agua potable en Caracas y los estados Miranda y Vargas.  


Sequía moderada. En mayo pasado el presidente de Hidrocapital, Ernesto Paiva, y el ministro del Ambiente de ese entonces, Miguel Leonardo Rodríguez, declararon que el racionamiento buscaba "garantizar la distribución equitativa del servicio de agua potable” a propósito de la intensa sequía meteorológica que se registraba en el país. Agregaron que a partir de agosto y septiembre las condiciones climáticas permitirían captar la cantidad necesaria de agua para este año.

El fin del racionamiento, sin embargo,  no se ha anunciado. El Nacional contactó al presidente de Hidrocapital, Ernesto Paiva, pero se negó a dar declaraciones para los lectores de este diario.

Especialistas en meteorología aseguran que la sequía no ha sido extrema en el último trimestre del año y que si hubiese la cantidad de embalses necesarios no habría problemas de desabastecimiento en la ciudad.

Valdemar Andrade, ingeniero hidrometeorológico, explica que los períodos de sequía son procesos naturales normales y enfatiza que los sistemas hidrológicos deberían estar preparados para asegurar el abastecimiento del agua. “No hay información sobre el embalse Lagartijo solo se dice que se secó, y dado que continúa una sequía moderada lo más probable es que los racionamientos se intensifiquen hasta mayo, cuando comienzan las lluvias”, añade. El fenómeno de El Niño, que suele generar sequía en el territorio nacional, será leve este año, asevera Abraham Salcedo, jefe del Departamento de Ingeniería Hidrometeorológica de la Universidad Central de Venezuela. “Se está calculando que sea leve y eso es una buena noticia porque implica que no habrá condiciones extremas de sequía de acuerdo con proyecciones de Estados Unidos y Japón, pero sí habrá incidencias.

El problema es que como no se almacena suficiente agua, pues claro que tendremos condiciones negativas”, puntualiza Salcedo.