• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Metro admitió que excavación afecta casas de La Floresta

 Grietas en paredes y pisos, cerámicas caídas y vidrios rotos son consecuencia de las vibraciones | Foto: Omar Veliz / El Nacional

Grietas en paredes y pisos, cerámicas caídas y vidrios rotos son consecuencia de las vibraciones | Foto: Omar Veliz / El Nacional

La compañía de transporte y Odebrecht prometieron a los residentes que asumirán gastos de la reparación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Brenda Galarraga se despierta cada día, descubre una nueva grieta en su casa: en las paredes, el piso de cerámica, la jardinera o en el garaje. La residencia está ubicada en la calle Santa Teresa, de la urbanización La Floresta, y a pesar de que hace ocho años funcionarios del Metro de Caracas le aseguraron que ella no se vería afectada por la construcción de la Línea 5 –que comenzó este año- , hoy sufre los estragos de la obra.

“Recuerdo que hace tres meses comencé a sentir que mi casa vibraba. Le pregunté a mi vecina si había sentido los terremotos y ella me respondió: No está temblando, es el Metro”, cuenta.

Para Auristela Torres, dueña de la quinta Candilejas, precisamente las peores consecuencias son las vibraciones y los ruidos que se perciben en su hogar varias veces al día, impidiéndole incluso dormir.

Según le han explicado los expertos, eso ocurre cuando un tren que carga escombros pasa por la fosa habilitada para la construcción de los túneles.  

Habitantes del sector reclaman que cuando se realizaron los primeros estudios en la zona, les informaron que la excavación se haría a 30 metros de profundidad, pero hace 15 días los representantes del Metro explicaron que se está construyendo a 12 metros de la superficie, precisa Galarraga.

El vicepresidente de la ONG Familia Metro, Alberto Vivas, indica que el estándar para la seguridad de las edificaciones encima del sistema se ubica en 25 metros de profundidad.

Vivas agrega que una posible explicación sobre el porqué hubo un aparente cambio en la planificación, suele responder a un tema económico, pues, a menor profundidad es menor la inversión.

El representante de Familia Metro advierte que una vez que comience la circulación de los trenes, ese tipo de vibraciones puede generar otras consecuencias.

La Asociación de Vecinos de La Floresta calcula que son 63 las viviendas afectadas por estos trabajos, sin embargo sólo 7 propietarios se han comunicado directamente con la empresa para que responda por los inconvenientes.

Torres asegura que una vez que los vecinos comenzaron a percatarse de que los problemas eran comunes, incluyendo grietas en el pavimento de las calles y puertas desniveladas, se les pidió a los vecinos que tomaran fotografías.

Agrega que personalmente envió cartas a la Dirección de Obras de la Alcaldía de Chacao y al Instituto de Protección Civil y Ambiente para notificarles lo ocurrido. Las respuestas de los organismos fue que debían comunicarse con los responsables de la obra.

Garantías oficiales. Ayer, una comisión de representantes del Metro de Caracas y de la empresa Odebrecht visitó las casas de Galarraga y Torres. Hicieron un reporte, reconocieron las afectaciones y prometieron encargarse de las reparaciones.

Las vecinas se encuentran a la expectativa, cuestionan la efectividad que tendrán esos arreglos y desean que se les garantice para el futuro la seguridad de sus viviendas.

Galarraga cuenta que esta es la segunda visita de los funcionarios, que dijeron que en los túneles se instalará un sistema que eliminará las vibraciones y los sonidos.

“No me quiero imaginar, Dios no quiera, que ocurra un sismo. Si ya el terreno ha cedido, ¿no seguiremos siendo vulnerables?”, se pregunta Galarraga.

Eleanor Valera, habitante de la quinta Gloria, está escéptica sobre la capacidad de respuesta para la comunidad, pues considera que diariamente crecen las quejan y no hay soluciones.

“Queda esperar. Ellos dicen que nunca se imaginaron que esto podría pasar, pero que las casas están aseguradas. Eso sí, no sabemos con cuál empresa y cuánto cubre ese seguro”, agrega.

Testimonio

Eleanor Valera. Vecina de La Floresta

“Soy psicoterapeuta y presto el servicio desde mi casa. Todos los pacientes que asisten a la consulta han sentido las vibraciones producto de las actividades subterráneas y de las grietas que atraviesan el techo. Cuando tiembla se puede ver en una botella de agua sobre el escritorio. En diciembre pinté las paredes de mi casa y ya en junio el trabajo estaba perdido por las vetas”.