• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Itinerario sur-norte por los lados del este

La primera avenida de Bella Vista le hace honor a su toponimia: tiene buen cerca y buen lejos | El Nacional

La primera avenida de Bella Vista le hace honor a su toponimia: tiene buen cerca y buen lejos | El Nacional

En las cercanías de Petare, en una zona poco explorada, hay una vía recta que enlaza dos agradables sectores, que se vinculan y a la vez se separan gracias a la avenida Francisco de Miranda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera avenida de Bella Vista, sector de Caracas localizado al frente del barrio Campo Rico, termina (o comienza) donde está la Unidad Educativa Armando Castillo Plaza, que colinda hacia el sur con la autopista del este. Es un trayecto poco habitual, si uno no tiene nada qué buscar por la zona. A nosotros nos seduce la vista que desde ese punto se tiene hacia el norte: una línea recta que atraviesa la Francisco de Miranda y sube hacia El Dorado.

En el recorrido nos sorprenden algunas viejas casas, de la década de los cuarenta, con techos a cuatro aguas y espacios para jardines que debieron haber sido memorables en una época en que las cercas y rejas no habían tomado la ciudad.

También hay algunos pequeños restaurantes, modestos pero hechos con cariño. Y una trama que se debe explorar en varias transversales.

Una torre solitaria emerge entre esa trama de edificaciones bajas. Es una ruptura, el anuncio de una posibilidad. Es un edificio más vinculado a las torres de La California Norte y a las que se alinean al sur, al otro lado del río y la autopista, que con ese entorno. Aún así, el ritmo en esa calle es suave, llena de estudiantes durante el día.

Al llegar a la avenida Francisco de Miranda se percibe el ajetreo comercial que se explaya en las dos direcciones, este y oeste.

Un frente comercial a ambos lados de la avenida que incluye de todo, hasta un restaurante chino que extrañamente lleva por nombre bar restaurante La India. Cruzar allí no es fácil, pero muchos lo hacen. No por la tentación de continuar esta línea de recorrido, que es nuestro caso, sino por un asunto habitual, cotidiano.

A partir de ese punto la pendiente aumenta, se hace fuerte hasta llegar a una bifurcación, donde hay una casa de tres niveles acompañada de un viejo y frondoso mamón que la sobrepasa en altura. Desde allá arriba se tiene la perspectiva entera de este breve y revelador recorrido.