• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Invasores de La Ermita permanecerán en la calle

Aseguran que fiscales ejecutores de la medida de desalojo los habrían amenazado con privarlos de libertad por resistirse a la autoridad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A las 7:30 am tocaron la puerta de la quinta La Ermita, antigua residencia del expresidente Jaime Lusinchi en La Florida. Los invasores que residen desde hace dos años en el inmueble abrieron y recibieron a un fiscal que venía con una orden de desalojo, a cargo del Tribunal 28 de Control. Ahí comenzaron los gritos, golpes y amenazas según los ocupantes ilegales.

Aranza Galíndez, madre de una niña de 10 meses, contó que guardias nacionales entraron e intentaron sacarlos por la fuerza. Ocarina Lárez dijo que recibieron amenazas verbales y que les dijeron que no eran dignos de un refugio.

Entre las amenazas que habrían recibido los ocupantes ilegales está que les quitarían a los niños y los entregarían a un albergue, que trasladarían a las mujeres al INOF y a los hombres a la cárcel de El Rodeo. Algunos aseguran que hubo golpes. Pasadas las 11:00 am, los ocupantes de la quinta no se retiraban de la calle y la GNB continuaba sacando enseres de la residencia.

“Nos están montando los corotos en unos camiones de volteo que usa la Alcaldía de Libertador para recoger la basura. Ni siquiera tienen placa. Como nos dijeron que en la calle no podemos estar tenderemos los colchones en la acera hasta que nos den una respuesta”, dijo Galíndez.

El coronel de la GNB Francisco Lugo aseguró que más allá de los gritos de los invasores no ha habido ningún hecho de violencia y recalcó que una invasión es un delito. Informó que el cuerpo de seguridad había recibido la orden de ejecutar la sentencia del Tribunal 28 de Control que pide que la vivienda del exmandatario sea desalojada. “Ya con esta gente se ha hablado, el viernes vinimos con un defensor del pueblo para que firmaran el acta de desalojo y se negaron”, agregó Lugo.

Los invasores se niegan a retirarse porque piden que el gobierno nacional les adjudique vivienda. Aseguran que se quedarán en la calle hasta que les busquen una solución.

Las personas desalojadas están siendo custodiadas por un contingente de aproximadamente 50 PNB y 20 GNB. Algunos funcionarios tienen cascos y chalecos. Hay bomberos y dos ambulancias a las afueras del inmueble.