• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Guardias y civiles armados irrumpieron en edificio de El Paraíso

La guardia detuvo a ciudadanos que no estaban participando en la manifestación | Cortesía vecinos de El Paraíso

La guardia detuvo a ciudadanos que no estaban participando en la manifestación | Cortesía vecinos de El Paraíso

En tres oportunidades, en menos de siete horas, los funcionarios arremetieron contra las residencias Alto Alegre  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En El Paraíso ya habían vivido la intimidación a edificios por parte de guardias y colectivos armados disparando desde las calles hacia los edificios. Ahora lo vivieron de cerca. Ayer no hubo mediación. Alrededor de la 1:00 pm tres hombres armados, vestidos de civil, entraron por la fuerza a las residencias Alto Alegre de El Paraíso, apuntando a todo el que veían a su paso. Dos llevaban armas cortas y el tercero, vestido de rojo, un arma larga. 

Los civiles precedieron la entrada a los efectivos de la Guardia del Pueblo, que también iban armados. Buscaban a los jóvenes que más temprano instalaron una barricada frente a la torre. Eran inmunes a los gritos, al ruido de las cacerolas y a las botellas lanzadas por los vecinos.

A Gleiber Rivas, lo tomaron por la franela y lo sacaron casi a rastras. Luego fueron al estacionamiento, ubicado en el sótano del edificio, donde aprehendieron a Nelson García. Fue rodeado por guardias y uno de ellos lo pateó en una pierna. También detuvieron a Francisco Caterina. Rivas fue trasladado al Hospital Militar —se presume que recibió un disparo en una pierna— y los otros dos hombres al comando de la Guardia Nacional Bolivariana, ubicado en El Pinar. 
 
Tres arremetidas. La del mediodía fue la tercera arremetida de la guardia contra las residencias en menos de siete horas. A las 6:30 am aprehendieron a Lázaro Sánchez y Nury Cavaniel. Antes de ser detenido, Rivas narró que la comunidad había decidido continuar la protesta e instalaron una barricada a las 6:00 am: “Vinieron con actitud violenta, aprovecharon que un vehículo salió para entrar y pusieron un tubo en la reja para evitar que se cerrara”. 

Ninguno de los dos estaba involucrado en la barricada. Sánchez, de 33 años de edad, es diseñador de modas e iba a su trabajo. Cavaniel se disponía a ir a hacer ejercicio a la plaza Madariaga. Es ama de casa y tiene dos hijos. 

Freddy Sánchez, hermano de Lázaro, explicó que al ver lo que sucedía ambos se ocultaron en la caseta de vigilancia. De ahí los sacó la Guardia del Pueblo, esposaron a ambos y los llevaron al comando de El Pinar. Les realizaron exámenes forenses y serán presentados en el Palacio de Justicia. “Un guardia tiene un golpe en la cabeza y una cortada en el pómulo porque le cayó una botella en la cabeza. Los van a procesar, aunque no hayan estado en la protesta, porque no van a dejar pasar eso”, afirmó Sánchez. El caso lo atenderá la fiscal 11 de control Nelly Sánchez Pantaleón.

A las 10:30 am, la Guardia entró por segunda vez. Uno de ellos apuntó a Ángel Balagay, vigilante de las residencias, y amenazó diciendo: “Abre la puerta o te pego un tiro”. Los guardias entraron, revisaron los sótanos y rayaron un Hyundai rojo con una llave. En ambos casos dispararon bombas lacrimógenas contra las torres.

Los civiles armados llegaron al edificio a bordo de vehículo negro, marca Turpial, el mismo carro fue visto más temprano en el comando de la GNB de El Pinar. 

Agresión La intrusión de la Guardia del Pueblo en Alto Alegre caldeó los ánimos entre los vecinos. Algunos de ellos responsabilizaron al vigilante Ángel Balagay de haber permitido el paso de los funcionarios y otros acusaron a la reportera de El Nacional, que cubría los hechos. 
Otro vecino desde una ventana grabó lo que sucedía y le gritó a la periodista –que también fue apuntada con armas por civiles y guardias– que ella había sido la culpable de la entrada de los guardias. El SNTP registra 67 agresiones ocurridas en la cobertura de las protestas. El martes, en Altamira, un fotógrafo fue agredido por manifestantes que también lo acusaron de dejar entrar a los cuerpos de seguridad a un edificio.