• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Familias de la carretera Petare-Santa Lucía rechazan traslado a Pueblo Nuevo

Vecinos de la vía afectada se preparaban ayer para la mudanza, pero están insatisfechos con el lugar escogido por el gobierno | Foto Raúl Romero

Vecinos de la vía afectada se preparaban ayer para la mudanza, pero están insatisfechos con el lugar escogido por el gobierno | Foto Raúl Romero

Los habitantes del kilómetro 21, donde se derrumbó un trozo de la carretera, agradecen la promesa de vivienda pero temen la inseguridad del sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“¿Uno se tiene que mudar para allá obligado?”, preguntó la vecina Omaira Marín, que vive a las orillas de la carretera Petare-Santa Lucía, a la altura del kilómetro 21, justo donde un trozo de camino se derrumbó hace una semana. Marín agradeció la promesa gubernamental de asignación de vivienda, pero mostró su molestia porque la mudanza se concretaría para el urbanismo de Pueblo Nuevo, en Charallave.

“Tengo una niña especial, una madre con diabetes y problemas en la cervical y un hijo con cuatro fracturas en la pierna izquierda. ¿Cómo me voy a mudar si todos los beneficios están aquí?”, se preguntó Marín al concluir que no aceptará el traslado anunciado el jueves por Corpomiranda y el ministerio de Transporte Terrestre. 

Un autobús del gobierno fue trasladado al lugar para reubicar a los afectados. Pero al mediodía, nadie había aceptado el lugar de la mudanza. La reubicación de 13 familias que viven al borde de la carretera es necesaria para construir la variante que permitirá el paso de vehículos en el sector. 

Maribí Blanco, dueña de la única casa visitada ese mismo jueves por el ministro Haiman el Troudi, recogía sus pertenencias en bolsas mientras esperaba los camiones de la mudanza, pero al mismo tiempo lamentaba que no se les hubiera ofrecido otra opción: “El ministro entró, se sentó en el mueble, habló muy chévere, pero cuando mi hermana le dijo que no estábamos de acuerdo con mudarnos para allá se quedó callado y después empezó a hablar de los proyectos que quieren hacer aquí”.

Los vecinos censados comparten un idéntico temor: correr el riesgo de morir a manos del hampa en el urbanismo Pueblo Nuevo, donde el fin de semana hubo 7 muertos en un enfrentamiento. “Es una zona roja, un lugar de alta peligrosidad. Hay pruebas de que hay apartamentos abandonados”, dijo Jesús Martínez, quien planteó la posibilidad de traslado a La Haciendita, en el sector Monseñor Arias.