• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Falta de educación pudo causar accidente en Los Ruices

El atasco que ocurrio a las 5:20 am en la autopista Francisco Fajardo causó congestión en varias zonas de la ciduad | Foto: Omar Veliz

El atasco que ocurrio a las 5:20 am en la autopista Francisco Fajardo causó congestión en varias zonas de la ciduad | Foto: Omar Veliz

La ingeniero Celia Herrera, de Sotravial, señaló que entre los conductores hay analfabetismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La autopista Francisco Fajardo volvió a ser el centro de atención del tránsito ayer desde las 5:20 am, cuando un camión de carga pesada proveniente de Maturín impactó contra la viga de control de altura, en el Distribuidor de Los Ruices. La unidad, que trasladaba láminas de vidrio, quedó atascada en la vía en dirección este-oeste, lo que causó el cierre de la vía hacia el centro de la ciudad e hizo que poco después la congestión de vehículos se extendiera a las principales arterias capitalinas y al Distribuidor Metropolitano. Algunas personas que se trasladaban en transporte público decidieron caminar por la vía.

Javier Avellaneda, conductor del camión, de 36 años de edad, resultó ileso y fue asistido por los Bomberos del Distrito Capital y la Policía del Estado Miranda. Pasadas tres horas, un equipo de minishovel despejó el mar de vidrios rotos en que se convirtió la autopista.

La ingeniero Celia Herrera, quien preside la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad, señaló que ante la recurrencia de ese tipo de accidentes es necesario que el Instituto Nacional de Tránsito Terrestre fortalezca campañas de educación destinadas a los trabajadores de empresas de traslado de mercancía. Considera que muchos choferes que transitan por la Fajardo desconocen la presencia de sensores de altura antes del puente de Los Ruices, que advierten del riesgo de atasco.

“Si quien maneja no sabe que ese elemento existe, mucho menos podría reaccionar ante el juego de luces que emanan de las cocteleras, una vez que se activa el dispositivo. El conductor observará, entonces, una luz sin saber qué significa”.

Señala que en el peor de los casos muchos transportistas son analfabetas. “Si se quiere acabar con el problema de fondo, debe restituirse la altura libre para que haya un comportamiento homogéneo del tránsito; eso supone restituir la calzada (rebajar la calle), que permita esa altura libre, o sustituir el puente. Mientras eso ocurre debe aplicarse más control, pues hay conductores de vehículos pesados que andan por la vía sin saber leer ni escribir. A esas personas tú le puedes poner un letrero que advierta del peligro, pero no saben interpretarlo”.

 La cola. La Cota Mil sirvió como vía de escape para quienes provenían de Terrazas del Ávila y para el flujo automotor de la autopista Petare-Guarenas. La fuerte congestión iba más allá de lo habitual. Quienes se dirigían desde El Cafetal hacia Los Ruices fueron desviados por otras arterias del municipio Sucre, para luego empalmar con la autopista Francisco Fajardo. Como alternativa, otros tomaron sin éxito la avenida Río de Janeiro, donde también se registró una fuerte cola.

Pasadas las 9.00 am, cuando se cerró el acceso a la vía en contraflujo, el transporte colectivo estuvo más de una hora en cola en el sector Araguaney, poco antes del túnel que enlaza con el Distribuidor Metropolitano. Pocas eran las opciones para subir a la ciudad desde Guatire y Guarenas. Ayer, durante la inauguración de la extensión del VAO, había más de 12 unidades en espera de pasajeros.