• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Estudio determinó que es mejor demoler el liceo Juan Landaeta

Liceo Juan Landaeta de Catia

Liceo Juan Landaeta de Catia

El Ministerio de Educación asegura que derribará las maltrechas estructuras del plantel de Catia el próximo año y construirá otro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pocos le encuentran remedio a los males que sufre la infraestructura del liceo Juan Landaeta, localizado en Catia. Más de 1.000 jóvenes estudian entre paredes y techos débiles, con baños en mal estado y laboratorios sin agua, por lo que la comunidad educativa ha pedido en varias ocasiones la demolición de la sede y la construcción de otra.

El Ministerio de Educación aseguró que saldará esa deuda el próximo año escolar.

Una fuente ligada al organismo informó que la Federación de Edificaciones y Dotaciones Educativas hizo un estudio técnico y determinó que lo más conveniente es demoler la estructura: hay tanto deterioro que la rehabilitación sería más costosa que la construcción de otro liceo.

En 2013, señalaron en el ministerio, comenzarán los trabajos. Aún falta definir el presupuesto que se requerirá para completar la obra. Cuando comience la demolición, los alumnos serán reubicados en otras instituciones.

Luisa Brito, profesora de biología, señaló que la dirección del liceo ha solicitado desde hace tiempo la atención de la infraestructura. Esta semana, dijo, han recibido llamadas del Ministerio de Educación relacionadas con el proyecto. Eso les ha demostrado que las gestiones avanzan.

Representantes del ministerio, afirmó la docente, se comprometieron a asistir a una reunión el lunes, cuando comiencen las actividades administrativas en el plantel. Para Brito, sin embargo, la promesa de demolición no cambia la situación que afrontarán los alumnos el 1º de octubre.

Decadencia. La sede del liceo se encuentra desde hace 40 años en un galpón. En los días de lluvia las láminas del cielo raso se humedecen y pueden desprenderse. El desplome de esas estructuras ha sorprendido a los profesores durante las clases. Justamente, por esa debilidad del techo, el plantel se inunda. Las alcantarillas se tapan con facilidad por la falta de mantenimiento.

Otro problema es el servicio de agua, pues es irregular. Hidrocapital conectó la tubería a la entrada del plantel y el liceo pagó para que llegara hasta el interior. Sin embargo, indicó Brito, el suministro no está garantizado en todas las áreas de la institución. Los trabajadores de limpieza, por ejemplo, deben llenar tobos de agua o usar mangueras.

Yenny Moreno, representante de una alumna, apuntó que los laboratorios no funcionan adecuadamente por la falta del servicio. "Se deben hacer arreglos en todo el sistema de tuberías del liceo", señaló.

El estado del plantel es crítico, sentenció Brito. La comunidad tenía la esperanza de comenzar este año escolar con una sede que tuviera las condiciones mínimas. "Pero esto está igual o hasta peor, diría yo", apuntó la docente.

Para Moreno, la demolición es necesaria. Su hija empezó en ese plantel en séptimo grado; ahora está en quinto año y en ese tiempo las condiciones han variado poco. Lo único que se ha hecho, dijo, fue la instalación del servicio de agua y quizás algún trabajo superficial. "Esta situación del liceo deprime. La estructura está en decadencia y los muchachos van para allá y se contagian de eso".