• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Dispositivo de control de altura de la Fajardo no impidió muerte de conductor

La gandola transportaba 23 toneladas de carneEl conductor del vehículo no tenía experiencia en las vías que se dirigen al oriente del país | Foto: Antonio Rodríguez

La gandola transportaba 23 toneladas de carneEl conductor del vehículo no tenía experiencia en las vías que se dirigen al oriente del país | Foto: Antonio Rodríguez

La gandola que transportaba carne fue saqueada. Motorizados lanzaron piedras a las autoridades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Vamos a saquear esa vaina”, gritó un motorizado que circulaba por la autopista Francisco Fajardo, cuando la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana movían la gandola que impactó contra el dispositivo de control de altura en Los Ruíces.

Casi 100 efectivos de los cuerpos de seguridad custodiaban el vehículo que horas antes había sido saqueado. La gandola, proveniente de Colombia, transportaba 23 toneladas de carne, repartidas en 2.000 cajas. Cerca de las 6:00 am, Carlos Javier Anaya Vega, conductor del automóvil, hizo caso omiso a las señales de tránsito que indicaban que los vehículos de carga pesada deben tomar un desvío a la derecha de la autopista y terminó chocando contra la estructura metálica que restringe el paso de los autos que superan los 3,6 metros de altura.

El impacto dejó agonizante a Anaya y causó que la carga se esparciera en la vía. “Varios motorizados rodearon el camión y la gente se subió para saquear la carne. Se habrán llevado como 100 cajas”, explicó uno de los Polinacional que atendió el accidente.

La gandola cargó el pedido en Bucaramanga, Anaya viajó un día hasta llegar a Cúcuta, donde fue nacionalizada la carga. Allí estuvo dos días, y pasó tres en carretera antes de llegar a Caracas. La carne tenía como destino Puerto Ordaz, en el estado Bolívar. Iba a ser distribuida por la empresa Agropecuaria El Búfalo 2.000 C.A.

Jonathan Fernández, representante de la compañía, se encontró con el conductor y su compañera de viaje, Norelys Castillo, en Tazón antes de que ocurriera el accidente. “Habían dormido la noche anterior en Valencia. Los estaba esperando para entregarles unos papeles y luego me fui. Carlos es colombiano, no era la primera vez que venía a Venezuela, pero sí era la primera vez que viajaba para oriente. No conocía la vía. Lo más triste de todo esto es que para saquear, la gente se subió encima de la cabina en donde estaba el conductor, lo aplastaron y se asfixió”, explicó.

Anaya tenía 42 años de edad. Su acompañante fue atendida por los Bomberos del Distrito Capital y trasladada a un centro asistencial. Se supo que su vida no corría peligro.

Fernández afirmó que la carne forma parte del convenio entre el Gobierno de Venezuela y las empresas privadas para garantizar el suministro de alimentos en el país. Lo que quedó del producto luego de los saqueos fue llevado a un depósito de la compañía en San Agustín. “La carne deberá pasar por un proceso de peritaje, pero dudamos que llegué a Puerto Ordaz, si podemos venderla será en Caracas”.

Ataque a pedradas. José Hernández fue el gruero responsable de remolcar la gandola. “Hubo una lluvia de piedras. Fuimos rodeados por casi 300 motorizados que querían saquearla. Rompieron el parabrisas de la grúa y el de una de las patrullas de la PNB. Tuvo que actuar el equipo antimotines de la policía y la GNB”, indicó. Cuatro policías resultaron lesionados.

Para liberar el vehículo fue restringido el paso por la autopista, aproximadamente durante tres horas, desde Altamira hasta La Urbina. Eso ocasionó que el tráfico en las vías de la ciudad colapsara en horas de la mañana.

Mejor señalización. Los dispositivos de control de carga pesada que están instalados en la autopista están activos. Iván Torre Valero, jefe del servicio de vía rápida de la PNB, subrayó que hay señales que marcan el desvío que tuvo que tomar el conductor. “Los incidentes con gandolas han disminuido desde que comenzó a aplicarse el mecanismo. La gandola será retenida por el Ministerio Público mientras se realizan las investigaciones”.

Oscar Anzola, profesor de ingeniería de tránsito en la Universidad Central de Venezuela, dijo que la señalización debe ser más clara: “Sería recomendable el uso de señales variables, es decir, que no sean estáticos, puede ser una pantalla electrónica. Lo lógico es que el conductor acate la señal”.

A las vías de  Caracas entran diariamente 200.000 vehículos que se dirigen a oriente. Entre 15% y 20% son de carga pesada. Isandra Villegas, experta en planificación de movilidad e infraestructura vial, recomendó que las dependencias del Ministerio de Transporte encargadas de entregar estos permisos informen a los conductores de los obstáculos que se encontrarán. “Así se podrían evitar lesiones y daños en la infraestructura”, explicó.

El Dato

El 23 de enero de este año circuló la resolución 40096, que elimina las restricciones de circulación de carga pesada en la Gran Caracas.