• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Despachos en supermercados duran menos de una hora

Los consumidores sabían que llegaría el papel higiénico, que no se veía en el supermercado desde hace más de una semana | FC

Los consumidores sabían que llegaría el papel higiénico, que no se veía en el supermercado desde hace más de una semana | FC

Las colas en los establecimientos comenzaron antes de las 8:00 am para comprar papel sanitario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los supermercados amanecieron el sábado con colas de usuarios que buscaban adquirir los productos básicos. Los rumores de despachos de papel toilet, harina pan y aceite se difundieron con rapidez entre los caraqueños y muchos acudieron antes de que abrieran sus puertas.

En El Marqués las colas alcanzaban las aceras. El objetivo: papel sanitario. Una vez abierto el establecimiento, el lote no duró ni una hora. “Hay que venir temprano si se quiere conseguirlo. Ya a esta hora no queda nada”, expresó una empleada del supermercado. Eran las 11:00 am.

Los trabajadores de las principales cadenas de supermercados expresaron que productos de la cesta básica como aceite, pollo, carne y azúcar no duran un solo día en los anaqueles. Las colas rodean los pasillos y los empleados se ven forzados a controlar el ingreso y restringir el consumo. Algunos establecimientos permiten dos kilos de harina de maíz precocida y dos litros de aceite.

Los despachadores no se molestan en subir los productos a los anaqueles, sino que los dejan en los paquetes para que la gente los tome directamente. “Hoy nos llegó el pollo, permitimos dos por persona”, indicó el encargado de un establecimiento en La California, mientras intentaba organizar la cola de la caja rápida.

Acotó que el suministro es irregular en todos los productos de la cesta básica y que los despachos de ciertos productos llegan una vez a la semana y otros, cada quince días. Los más críticos, como la carne, tenían hasta un mes sin llegar.

“La semana pasada tuvimos carne por un convenio que tiene la empresa con la importadora Casa, que es del Gobierno. Eso no duró ni dos horas. Las colas eran muy largas. Permitimos cinco kilos por persona”, comentó.

En algunos casos, los establecimientos se ven forzados a recurrir a la Guardia Nacional para poner orden. En un recorrido realizado se constató que en muchos de ellos los productos básicos disponibles, como el aceite y el café, eran de marcas no tradicionales, distribuidas principalmente por la red Mercal.

Consumo nervioso

El día viernes, el presidente Nicolás Maduro ordenó liberar parte de las reservas alimentarias para contrarrestar la incertidumbre que, a su juicio, la oposición ha generado en torno al tema del abastecimiento. Aprovechó la oportunidad para instar a la población a “regularizar su consumo” y evitar caer en la “guerra psicológica” que ha generado compras nerviosas. “Todo el mundo compra así”, señaló el mandatario, desde El Junquito.

Durante la visita a ciertos establecimientos se pudo conocer que los consumidores acudían sólo para adquirir productos básicos.

Una consumidora, que prefirió no revelar su identidad, expresó que había demorado una hora para entrar al establecimiento porque se supo que había aceite y azúcar. “Incluso si no lo venden al precio regulado yo igual lo compro. Ya lo que tengo en la casa se me está acabando”, dijo.

En uno de los establecimientos visitados se prohibió el uso de doble bolsa para los productos pesados, debido a “la escasez de materia prima para la elaboración de las bolsas de plástico”, rezaba un cartel sobre la caja.


Se desacelera el consumo


A pesar del auge de las compras nerviosas, el economista Alexander Guerrero indicó que no existe un sobreconsumo actualmente. Recordó que los recientes resultados del Banco Central de Venezuela revelaron una desaceleración en este indicador.

De acuerdo con el ente emisor, el nivel de consumo final privado creció 3,2% el primer trimestre del año, resultado menor al 5,9% registrado en el mismo período el año pasado. La firma Ecoanalítica ha proyectado que el consumo cerrará el año 2013 con una caída de 3,1%.

Guerrero añadió que las reservas alimentarias que tiene el país son más bien inventarios en función de la producción. Indicó que los espacios para guardar alimentos son muy costosos y que los productos no se pueden almacenar por mucho tiempo. El Gobierno persigue aumentar la capacidad de reserva a tres meses.



nyapur@el-nacional.com