• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Descongestionar Caracas requiere de tres autopistas

Autopista de Prados del Este | Omar Véliz

Autopista de Prados del Este | Omar Véliz

Debería concluirse un tramo de la avenida Boyacá, otra vía a La Guaira y la Perimetral Sur-Hoyo de la Puerta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nadie pudo levantar la mano ante la pregunta ¿Quién no ha caído en un hueco en Caracas? formulada por la directora de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad Central de Venezuela, Celia Herrera, a quienes asistieron al auditorio de la Universidad Católica Andrés Bello, donde ayer se realizó el foro Juntos por una Vía Segura.

Para Herrera, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Transporte y Vialidad, ese fue un indicador del alto grado de deterioro en que se encuentran las vías de la capital.

Además, habría que sumar el congestionamiento constante del tránsito, que ya no se limita a las horas pico; la baja velocidad del recorrido, porque en la ciudad se circula a un promedio de 11 kilómetros por hora; sin olvidar la agresividad, que, a juicio de la docente, se evidencia tanto en peatones como en conductores, que dejaron de compartir un espacio público para salir a pelearlo.

Los diagnósticos se conocían de antemano por eso, en la reunión organizada por la Asociación Civil Vive para Servir, Herrera quiso enfocarse más bien en las soluciones. Para la especialista habría que construir, por lo menos, 3 autopistas que ayuden a descongestionar el tráfico citadino.

Las arterias viales que deben terminarse son: el tramo de 3,5 kilómetros de la avenida Boyacá o Cota Mil, que empalmaría con la autopista Caracas-Guarenas, cuyo costo no excedería los 700 millones de bolívares y podría hacerse en 2 años; otra autopista CaracasLa Guaira, proyecto pendiente desde 2008; y la avenida perimetral Sur-Hoyo de la Puerta, de 21,5 kilómetros, que tendría un costo de 4,3 millardos de bolívares.

Herrera añadió que debe retomarse la construcción de vías colectoras, así como de puentes, sin olvidar el necesario mantenimiento de rutina, que ha sido desplazado por un tratamiento correctivo y que sólo se realiza cuando ocurre un hecho lamentable. Puso como ejemplo el hundimiento de la vía en Plaza Venezuela a causa de los trabajos de embaulamiento no terminados del río Guaire, de los cuales advirtió el año pasado.

"No hay inversión en infraestructura vial, pues los 2.500 kilómetros de vías principales, entre autopistas, carreteras, arterias y avenidas que tenemos en Caracas datan de hace 30 años; falta completar redes que conecten la ciudad de este a oeste, es necesario establecer programas serios de asfaltado, habría que revisar los controles de calidad del material, así como del personal que hace las refacciones, sin olvidar la urgente necesidad de desarrollar programas de capacitación y entrenamiento del personal técnico y obrero en las diferentes labores de vialidad", dijo Herrera.

De acuerdo con la especialista, 80% de la población de Caracas se traslada en transporte público, por lo cual la idea no sería llenar la ciudad de autopistas que congestionen aún más el tránsito, sino que el sistema se optimice de tal modo que sea posible prescindir del vehículo privado e incrementar más las redes públicas, de modo tal que las vías se interconecten con el transporte subterráneo.

"La idea es mover a la gente y no los vehículos, por unas vías más seguras y de mejor calidad. Esa Caracas que soñamos es posible: sólo hay que echar el resto y meter el hombro para lograrla", sentenció.

Metro: seguridad comprometida

José Luis Núñez, miembro del Grupo de Rescate del Metro de Caracas, advirtió que actualmente la seguridad de los usuarios que utilizan el servicio está comprometida, pues el personal operativo, de apoyo y de seguridad del subterráneo ha disminuido.

A su juicio, no hay una política empresarial para el manejo de las emergencias y desastres actualizada, pese a que se ha incrementado exponencialmente el volumen de personas que usan el servicio. "El centro de entrenamiento que antes se dedicaba a formar al personal técnico, ahora se concentra en la formación ideológica, por lo cual no habría cómo atender una situación de pánico que llegara a producirse en las estaciones. Hay mayor interés por la seguridad patrimonial, en desmedro de la industrial", señaló Núñez, quien fue trabajador de la compañía por 22 años y es consultor en materia de seguridad industrial.