• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Denuncian daños ambientales por explotación de cantera

La vegetación de una extensa zona de Naiguatá quedó arrasada. Vecinos señalan que no se realizaron reuniones para debatir sobre el tema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El caudal del río Naiguatá, que alguna vez fue atracción turística y lugar de recreación de locales, agoniza. Está transformado en un pequeño hilo de agua. En un recorrido de más de 3 kilómetros se observa que el lugar donde antes había una extensa vegetación quedó arrasado por la extracción de arena, piedra y polvo de mármol que se realiza en una cantera que funciona en la zona. Es un área desolada, llena de piedras y maquinaria.

"Jamás se hicieron encuentros con la comunidad para debatir sobre la explotación de la montaña, y no imaginábamos que iban a depredar el ambiente de tal manera que cuatro comunidades (Tigrillo, Anare, Cerro Grande y Naiguatá) que se surten del río están amenazadas con quedar sin suministro de agua", denunció Gustavo Basalo, vocero del consejo comunal San Francisco.

En el deslave de 1999 el río no causó muchos daños en la parroquia porque, según recuerdan los habitantes del sector, sólo quedó lodo en los sitios donde se desbordó, en comparación con otros lugares como El Rincón, Caraballeda y Marapa, donde el desastre fue mayor porque había canteras y muchas zonas estaban deforestadas. Señalan que debido a las intervenciones recientes, la situación es distinta. "Con una lluvia que dure dos días no imaginamos qué podrá pasar con los sectores como San Antonio y la parte baja porque la piedra y roca serán arrasadas con el agua", dijo Basalo.

Indican que la situación se complica porque el único dique construido después de la tragedia de 1999 fue cubierto para facilitar el tránsito de gandolas, por lo que no existen muros de contención de sólidos de producirse otra vaguada.

Riesgo ambiental. Maribel Merola, residente de la comunidad de San Antonio, también en la parroquia Naiguatá, señala que los daños ecológicos serán responsabilidad de funcionarios locales que negocian con los minerales en la zona.

"Somos cientos de personas que hemos sido apartadas por los entes públicos que explotan irracionalmente extensas zonas verdes con daños irreversibles para los residentes.

Esto puede ser considerado un crimen ambiental y debe acarrear una responsabilidad penal".

Lo que antes fue un extenso bosque donde funcionaba la planta eléctrica, un campo de béisbol y, a pocos metros, la Casa del Periodista, hoy sólo es un recuerdo. "No pueden seguir cometiendo este daño ambiental con impunidad e indiferencia del estado", dijo Merola.

La comunidad se enteró de que se extrae este material para distribuirlo en las obras de la Gran Misión Vivienda y la nueva vialidad de Macuto.

También en los márgenes del ríoTanaguarenas se observan grandes maquinarias que realizan perforaciones en la montaña. Se desconoce si se ha hecho la medición del impacto ambiental que tiene la explotación de estos recursos minerales en las cuencas de los ríos de Vargas.