• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Custodian terrenos privados para ocuparlos y construir casas

Movimiento de Pobladores en Valle Abajo se encuentran luchando por un espacio para la construccion de viviendas en lo que llaman terreno subutilizado | Leonardo Guzmán

Movimiento de Pobladores en Valle Abajo lucha por un espacio para la construcción de viviendas en lo que llaman terreno subutilizado | Leonardo Guzmán

En Valle Abajo, mientras mujeres y niños pernoctan en la calle para reclamar una vivienda y lograr la ocupación del lugar, el dueño de un taller mecánico cree que perdió más de seis décadas de trabajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde hace tres meses los vecinos de Valle Abajo conviven en la urbanización con un grupo de personas que dicen luchar contra el latifundio urbano y para ello acampan a las puertas de un taller mecánico, en la avenida Capanaparo con Ventuari. La idea de esas personas es custodiar el lugar y en un futuro ocuparlo para construir casas.

El grupo colocó en la calle un toldo rojo, en el cual siempre están los llamados custodios. Dentro de la cubierta tienen un termo de agua, un televisor, una cafetera eléctrica y un microondas para hacer más cómoda la estancia. Al lado hay una cartelera con imágenes de concentraciones o mítines y fotos del presidente Hugo Chávez. También colocaron un afiche con el perfil del candidato opositor, Henrique Capriles, sobre el cual se lee la frase “mi nombre es majunche”, escrita con marcador negro.

Las seis mujeres y un niño, que el jueves 27 de septiembre estaban sentados dentro del toldo, no quisieron declarar. “No quiero ser grosera con usted, pero todo está escrito en ese cartel y la prensa cambia lo que uno dice”, dijo una de las mujeres. “Se trata de un espacio subutilizado”, agregó otra y una señora de la tercera edad completó: “A mí me están desalojando de donde vivo, y tengo un hijo y un familiar con discapacidad”.

El cartel, un lienzo blanco en la pared del taller mecánico Monza, informa que el grupo que acampa en el toldo rojo es el Campamento de Pioneros Brisas de Libertad, de la parroquia San Pedro. Los integrantes denuncian que en el terreno pudiesen vivir 20 familias en lugar de “dormir 10 carros”.

Resignado

Mientras las mujeres expresaron que son parte de un movimiento de pobladores, compuestos por inquilinos y trabajadores que busca la revisión de los espacios subutilizados dentro de la parroquia San Pedro, con la finalidad de lograr una distribución equitativa de los terrenos y la construcción de viviendas, adentro del taller, su dueño, José Fernández, se confesó resignado ante la pernocta del grupo.

“Estoy en Venezuela desde 1948 y desde entonces he trabajado como un desgraciado”, apunta. Fernández dice que desde que el movimiento custodia la entrada de su local, los clientes ya no visitan el taller y, por ende, sus ingresos han disminuido.

A su juicio, los custodios estarían apoyados por la Guardia Nacional y de hecho, muestra el registro de la placa de un vehículo de este componente de la Fuerzas Armadas, así como de una camioneta del programa Barrio Adentro que, asegura, los provee de hielo y comida.

“¿Para qué voy a pelear si ellos están apoyados?, se pregunta. Yo, la verdad, tiré la toalla, porque sé que por las vías legales no haré nada. Acudí a la Fiscalía, a la Policía de Libertador y a la Vicepresidencia de la República. Lo único que me falta es hablar con Chávez”, indica.

La eterna protesta

En vista del silencio de las autoridades ante la pernocta del movimiento de pobladores, a pesar de los constantes reclamos de los residentes, la presidenta de la Asociación de Vecinos de Valle Abajo, Yolanda Trijas de Marchena, informó que todas las noches, sin excepción, quienes están inconformes con estas acciones salen a manifestar. La actividad la realizan al lado de la estación Los Símbolos, y aseguran que lo seguirán haciendo hasta obtener una solución. “Los únicos que nos prestan atención son los medios de comunicación. Seguiremos en la lucha y veremos quién se cansa primero”, añadió.

Testimonio

“Tengo mis papeles al día. Pago 900 bolívares mensuales por patente. ¿Quién me responde por eso?”. José Fernández, dueño del taller Monza.