• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Crisis de Vycsucre había sido anunciada

Vycsucre es un caso desatendido de una corporación estratégica para el Estado

Vycsucre es un caso desatendido de una corporación estratégica para el Estado

Un informe elaborado en julio de 2011 había advertido acerca del mal manejo de la principal compañía de vialidad del Ejecutivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Abril de 2011. En un diagnóstico interno se identifican los 10 problemas más graves de Vialidad y Construcciones Sucre, la principal empresa gubernamental dedicada a la construcción y mantenimiento de autopistas, carreteras y edificaciones civiles en Venezuela. El documento no sólo señala que la compañía está involucrada en 13 proyectos que están paralizados y equivalen a más de un tercio de los que desarrolla por un valor superior a 215 millones de bolívares ­entre ellos figuran, por ejemplo, la construcción del puente Las Lajas en Caucagua y el bacheo de los primeros 32 kilómetros de la Autopista Regional del Centro­, sino que añade una anotación que llamaría la atención de cualquier contraloría en el mundo: "Existen innumerables reclamos por mala ejecución de las obras". El presidente de la compañía era Manuel Molina Araujo y desde entonces está claro que Vycsucre es un caso desatendido de una corporación estratégica para el Estado.

En el informe interno se indica que uno de los mayores problemas de la empresa eran las maquinarias en mal estado, lo que incluía no sólo aquellas que debían ser empleadas para mantener la vialidad sino para producir asfalto. Se recomendaba la ejecución de un plan de mantenimiento para la recuperación de la capacidad operativa de la compañía, que, a juzgar por nuevas denuncias, no se cumplió. Un año y un mes más tarde, en mayo pasado, un grupo de 51 funcionarios de la empresa comenzó un vía crucis por la Presidencia, la Vicepresidencia Ejecutiva, el Ministerio de Transporte Terrestre, el Ministerio Público, la Contraloría, la Asamblea Nacional y la Fiscalía Militar para denunciar que nada había mejorado: si en 2011 había 185 maquinarias en mal estado, en 2012 la cuenta había subido a 220. Un agravante tenía la situación: los denunciantes incluyeron documentos internos según los cuales sólo se había ejecutado una mínima fracción del presupuesto de mantenimiento de más de 36 millones de bolívares destinado a la empresa.

Oídos sordos. Los reclamos ciudadanos por las obras a cargo de Vycsucre se escuchan, por ejemplo, en las calles de la capital de la República. En la avenida Nueva Granada se han destruido y reparado las calzadas alrededor del Buscaracas durante 4 años. El proyecto de ese sistema de transporte masivo debió concluirse en 2008.

En la Memoria y Cuenta 2011 del Ministerio de Transporte y Comunicaciones (ahora de Transporte Terrestre) se menciona la reparación del corredor vial como uno de los logros de la compañía pública, pero la semana pasada los vecinos denunciaron que por cuarta vez se rompía la calle a la altura de la estación de servicio Autogas.

Francisco Garcés, como titular del entonces MTC y presidente de Vycsucre, atribuyó en septiembre de 2011 las continuas reparaciones "al error de una contratista" ­la compañía había adjudicado directamente a Pilperca la continuación de los trabajos­. En el documento de abril de ese año, que estuvo en manos de su antecesor Molina Araujo, se admite que la empresa pública tenía debilidades en el "seguimiento, control y evaluación de las obras". Un detalle que parece seguir entre las deudas pendientes.

El caso de los trabajadores de Vycsucre podría ser comparado con el de los náufragos que esperan que los mensajes que lanzan en botellas al mar sean atendidos. Hay por lo menos cuatro cuentas de Twitter que les sirven para solicitar auxilio por la situación interna y, como ocurre con empleados de otras instituciones en las que el personal percibe irregularidades, uno de los destinatarios predilectos es @chavezcandanga: el presidente Hugo Chávez. Al ministro Juan de Jesús García Toussaintt y al presidente de Vycsucre, Jorge Díaz Angulo, se le han pedido entrevistas para consultarles sobre las denuncias de los trabajadores, pero no han ofrecido respuestas.