• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Consumidores pagan con ahorros los electrodomésticos

En efectivo o con tarjeta de débito o crédito cancelaron la mayoría de las compras | Foto: Omar Véliz

En efectivo o con tarjeta de débito o crédito cancelaron la mayoría de las compras | Foto: Omar Véliz

Aseguran que el tiempo de espera es compensado con el descuento que le permite adquirir varios productos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Paula Santander es peluquera. El lunes 11 de noviembre a las 7:00 am llegó a la tienda de artículos del hogar Venelca, en la avenida principal de Boleíta Sur, y se anotó en una lista para poder entrar. Le tocó el número 405 y ayer a las 11:30 am le correspondió entrar.

Después de tres días y medio en cola, compró una nevera, una cocina de 4 hornillas más plancha y una morocha, lavadora-secadora. “Tenia ahorrado 80.000 bolívares para comprar solo la cocina, pero estoy gastando menos de 45.000 bolívares en 3 productos. Pague todo billete sobre billete y me quedó. El tiempo de espera fue compensado con el gran descuento”.

El acceso a la tienda estaba regulado por guardias nacionales, miembros de la junta comunal de Boleíta e inspectores de la Presidencia de la República. Dejaban pasar 5 personas a comprar y 5 a retirar los productos que adquirieron el día anterior.

Uno de los inspectores explicó que tenían dos listas, una de 2.000 personas y otra de 480. De la primera ya les habían dado acceso a más de 400. Señaló que la tienda disponía de un inventario de 8.600 productos, pero ya se habían agotado los televisores. Los consumidores solo podían adquirir 3 productos de gamas diferentes. “El descuento es de 70% en todos los artículos”, añadió.

En la única caja de pago en funcionamiento la empleada del establecimiento dijo que la mayoría de las compras fueron canceladas en efectivo o tarjeta de débito y el tiempo de facturación dependía del número de productos adquiridos, pero no excedía de 15 minutos por persona. “Ayer atendimos a más de 200 personas”, aseveró.

Venta de números. Uno de los consumidores que prefirió mantener su nombre en reserva, le correspondió el número 1.800. Admitió que tras conversar con gente en la cola accedió a pagar 5.000 bolívares y subió al puesto 420. El dueño de ese número le entregó fotocopia de su cédula de identidad y una autorización para hacer la compra. Guardias nacionales verificaron los papeles y lo dejó entrar.

Delia Parra, doméstica en una casa de familia, contó que en su barrio, en Petare, llegaron revendiendo televisores Samsung 32” que compraron con descuento. Los ofrecieron a 12.000 bolívares y los habían adquirido en 5.000 bolívares. La gente se los arrancó de las manos. “Vine a ver si puedo comprar una nevera. Me dijeron que hay una Electrolux en 17.600 bolívares y antes costaba 59.000 bolívares”.

Jimmy Cardozo, que pagó hace 2 meses 31.360 bolívares por un aire acondicionado de 24.000 WTU, se presentó en el establecimiento con intensión de cambiarlo por una morocha lavadora-secadora. Se anotó en la lista el lunes y todos los días le dicen que los reembolsos se comenzaran a tramitar en un mes, pero él sigue esperando que le toque su turno. “Estoy de vacaciones por eso puedo esperar el tiempo que sea aquí. Espero que no se acaben los productos”, exclamó.

A crédito. En la tienda Martell, en Chacao, la forma de pago preferida por los clientes fue la tarjeta de crédito. Margarita Piñera adquirió una licuadora, un Blue Ray, un televisor y un microondas con dos tarjetas de crédito. “Use mi tarjeta y la de mi esposo, cuando me paguen las utilidades cancelo la deuda. Hay que aprovechar el descuento”.

Luis Campo apeló al extracrédito de un banco privado. Obtuvo una línea de crédito adicional para poder adquirir un equipo de sonido para su carro, un par de cornetas y un puerto de Ipod con cornetas sin afectar el límite de su tarjeta.

Un funcionario de las milicias para tranquilizar a los clientes que no paraban de preguntar  sobre las formas de pago que eran aceptadas, exclamó “Se acepta efectivo, cheque, tarjeta de crédito y débito”.

Daka se quedó sin televisores

En la tienda de electrodomésticos Daka, en Boleíta Norte, las colas de consumidores descendieron así como el inventario de mercancía disponible a bajos precios.

“No hay televisores, neveras ni cocinas”, exclamó Pedro Jiménez al salir del establecimiento. Quedan los electrodomésticos más pequeños, dijo. Licuadoras, microondas, hornos, campanas para cocina y ventiladores. “Aquí ya no vale la pena esperar tanto tiempo”.

Xiomara Mejias indicó que esperaba adquirir una campana extractora para su cocina. “Mi hermana logró entrar el lunes y vio que la rebajaron de 18.000 bolívares a 4.000 bolívares y me avisó”, contó.

El Albañil Marcos Lander refirió que ya ha hecho amigos en la cola y se turnan para ir al baño o a comer algo. Relató que se pasaron sus números telefónicos para avisar si le toca entrar al establecimiento para no perder la oportunidad.

La Guardia Nacional sigue controlando el acceso y que se cumpla con rigurosidad el seguimiento de los números. 12 funcionarios custodian el lugar.

En los alrededores los vendedores ambulantes resuelven el día ofreciendo bebidas y chucherias.

La Cifra

30% es la reducción de precios, mínima, que exigió el presidente del Indepabis, Eduardo Samán a los comerciantes.