• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Construcciones en Bello Campo afectan a vecinos

En la urbanización funcionará un hotel y un centro comercial | Foto: Jesús Ruiz

En la urbanización funcionará un hotel y un centro comercial | Foto: Jesús Ruiz

Las obras generan cogestión. El paso peatonal y de vehículos es interrumpido con frecuencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


El tránsito por la avenida Coromoto de Bello Campo es irregular. Las obras que se ejecutan en la zona dificultan el paso de vehículos y peatones, lo que obliga a las personas que frecuentan el lugar que hagan peripecias para pasar el tramo.

Los vecinos del edificio Onnis, frente al centro comercial Bello Campo, son los más afectados. Las personas consultadas coinciden en que las autoridades deben lograr un acuerdo con los coordinadores de las obras que se realizan para la construcción de un hotel y de un centro comercial.

La conserje del conjunto residencial Keila Rojas ha visto cómo durante los últimos tres años las obras han generado inconvenientes a los residentes. En sus labores diarias ha incluido la labor de lidiar con la tierra que los trabajos generan.

“Los fines de semana no paran los trabajos, lo que molesta a las personas que quieren dormir más. Todos los días a las 6:00 de la mañana se escucha el tiqui tiqui que generan las obras. Ni hablar de las horas pico cuando las personas que vienen de la autopista toman esta vía y cuando se desesperan, nos incomodan tocando cornetas”, manifestó Rojas.

El edificio Onnis colinda con un espacio en el que funcionará un centro comercial. En esa calle uno de los canales está inhabilitado, pues allí se estacionan los camiones que descargan cemento y otros materiales.

Piden presencia policial. Rodolfo Molina, comerciante de la zona, dijo que  la inseguridad es otro de los inconvenientes que tienen en la urbanización.

“En las noches esto es más intransitable, pues tenemos prácticamente todo el año con fallas en el alumbrado público. Aunque es competencia de Corpoelec supervisar esta irregularidad, la alcaldía debería apoyarnos con más presencia policial en el horario nocturno, porque de un tiempo para acá nadie camina estas calles”, afirmó Molina.

Rechazó que los vehículos que se utilizan para las obras ocupen un canal que por lo general es aprovechado por los miembros de la comunidad.

“Se hace más lento el tránsito por la cuadra. Ni los vecinos ni los trabajadores tienen la opción de parar sus carros con la misma facilidad que antes. Tenemos como tres años en esta situación. Necesitamos apoyo”, enfatizó.

Maritza Campos, residente del edificio Onnis, cambió la rutina en su hogar junto con sus familiares como consecuencia de las construcciones: “Ninguno de nosotros tiene carro y como el piso de la casa es blanco, acordamos que al llegar nos tenemos que quitar los zapatos para no ensuciar la cerámica”.

Los residentes de la urbanización también denunciaron su descontento en el periódico local Entre Vecinos. En el medio comunitario reseñaron las exigencias de que se asfalte por completo la calle Coromoto y se pinte el rayado peatonal.