• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Constataron fallas en obras de Misión Vivienda

Misión Vivienda

Misión Vivienda

El ministro Francisco Sesto inspeccionó ayer grietas y filtraciones, entre otras imperfecciones, en obra de Nueva Caracas, en Catia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La supervisión fue evaluada como tardía por los residentes del complejo de la Misión Vivienda Nueva Caracas, en Catia. Ayer, Francisco “Farruco” Sesto, ministro para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas, prefirió acudir a los recién construidos edificios en vez de celebrar su cumpleaños 69 para observar la acentuación de grietas y fallas en la obra.
 
“Él dijo que se volverá a reunir con los voceros de cada piso el lunes en la mañana porque probablemente tendrán que empezar a sustituir las estructuras de drywall por concreto. Nosotros esperamos después de las elecciones para denunciar en la prensa las condiciones de los apartamentos porque no queríamos perjudicar a nuestro Presidente. Esto fue construido mal, la gente no cree que haya sacado de la casa hasta 15 tobos de agua que se filtran por las paredes, pero es la verdad”, explicó Lilia Herrera, propietaria del apartamento A4 del cuarto piso.  

El Nacional intentó obtener la versión del ministro Sesto sobre la inspección en las residencias Nueva Caracas, pero la respuesta fue parca: “No declararé a ese periódico porque son unos malintencionados. El martes daré una rueda de prensa”. Las paredes de algunos apartamentos se separan con sólo reclinarse sobre ellas, las escaleras se encuentran fracturadas y las filtraciones se apoderan de las paredes. Ése es el panorama en el complejo habitacional –construido por una empresa española e inaugurado en junio– que alberga a más de 48 familias.  

Aunque las obras de la Misión Vivienda son aplaudidas por muchos beneficiados, otros critican la rapidez de las construcciones.
Un grupo de residentes de Ciudad Cacique Tiuna intenta ignorar las filtraciones en paredes o pisos, pues sienten miedo de ser despojados de la nueva propiedad por el Gobierno. En el urbanismo operan tres transnacionales –el grupo chino Citic, la Fundación para la Construcción de la Vivienda de Rusia y BZS de Bielorrusia– con distintas visiones que han definido el paisaje.

Las viviendas fabricadas por los chinos –aseguran– fueron apresuradas y eso provocó que se obviaran detalles que empiezan a acentuarse con el paso de los días.

Supervisión. El arquitecto Alfredo Cilento, investigador del Instituto de Desarrollo Experimental de la Construcción de la Universidad Central de Venezuela, advierte sobre la exclusión de los expertos nacionales en la supervisión de las obras. “En otros gobiernos se contaba con la participación de expertos del Colegio de Ingenieros de Venezuela y otros especialistas que evaluaban la construcción. Se hacía una especie de función de contraloría. Pero en estos momentos no sabemos sobre el proyecto, es un misterio y el acceso a las obras es totalmente restringido a los gremios independientes. Por eso, no podemos decir cómo se construyen”, señaló.

La observación del arquitecto está en el plazo de las construcciones: “Toda obra tiene su tiempo de ejecución y en el caso de las edificadas en la Misión Vivienda pareciera ser muy rápido. Eso debería ser un punto de cuidado. Por lo visto se emplean sistemas convencionales de construcción. En algunas edificaciones se nota, por ejemplo, el uso de drywall que no es recomendable en lugares en los cuales pudiera penetrar la humedad como el baño, debido al riesgo de generarse filtraciones”.

Sugiere, igualmente, colocar atención a los cerramientos de las estructuras. En algunas edificaciones se utiliza polietileno para rellenar las paredes o pisos, aunque el material sólo cumple una función de soporte.  

Planificación

La celeridad en las obras es una directriz del Gobierno que pretende construir más de 2 millones de viviendas antes de 2019. Para Félix Ojeda, directivo del Colegio de Ingenieros de Venezuela, lo importante es que las construcciones sean de calidad. “Que no sea una solución espasmódica o sólo con motivos políticos, sino que ofrezca mejores condiciones a sus habitantes”, dijo.

El posible colapso de servicios públicos preocupa a los expertos del Colegio de Ingenieros de Venezuela. El conjunto de viviendas construidas en Chacaíto, Sabana Grande y Plaza Venezuela, por ejemplo, se han edificado en terrenos reducidos.

Ojeda refiere sobre los materiales utilizados para la construcción: “Las casas en Estados Unidos, prácticamente, son plásticas. En las edificaciones elaboradas aquí tendría que prestarse atención a la supervisión y que las construcciones se adapten al contexto del país. He podido observar que algunas no corresponde a las condiciones climáticas de Venezuela, sino que son elaboradas con una perspectiva foránea”, explicó.

Otro caso que preocupa a los especialistas está en Ciudad Caribia. Cilento opina que, a excepción de otras edificaciones de la Misión Vivienda, allí no se observan las llamativas estructuras en forma de equis en las paredes que resultan ser un sostén antisísmico: “En ese lugar sí deben establecerse sistemas de prevención, pues es vulnerable antes movimientos telúricos”.

Empresas internacionales

En las manos de las empresas extranjeras se encuentra la responsabilidad de gran parte de la evolución de la Misión Vivienda Venezuela. Pese a que la contratación depende del Ministerio de Vivienda y Hábitat, Petróleos de Venezuela y algunas gobernaciones que se acogen a los convenios internacionales firmados por el Gobierno en materia de construcción, el mayor control lo tienen las compañías foráneas.

La empresa china Citic Group destaca por tener el mayor porcentaje de obras de fabricación de viviendas asignado por Pdvsa: 24.230 en el país. Siguen las compañías iraní Kayson que construye 17.008, entre ellas Ciudad Caribia, y la bielorrusa KZS con 12.968 edificaciones.

Los sistemas de construcción utilizados por el Gobierno para la ejecución de la Misión Vivienda Venezuela son diversos. Otras obras están a cargo de empresas turcas, portuguesas, españolas, brasileñas y rusas, entre otras.

En el caso de la compañía española a cargo de la construcción de Nueva Caracas no se observó presencia ayer en la obra, aunque algunos propietarios que se reunieron con el ministro Francisco Sesto y su equipo aseguraron lo contrario. Las personas que fueron asignadas en estos apartamentos reclamaban que en un año comenzarán a cancelar cuotas. “Nos costó 350.000 bolívares, no es algo regalado, es sólo una ayuda. Por eso, no deben darnos algo mal construido, pues ya tendremos que pagarlo”, explicó una vecina de Nueva Caracas que no quiso identificarse por miedo a retaliaciones.