• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Conductores manejan a ciegas

“Aquí no hay nadie que dirija o que le diga a la gente qué desvíos tomar”, sostuvo Pedro Rivero transeúnte de la avenida Roosevelt | Foto: Omar Véliz

“Aquí no hay nadie que dirija o que le diga a la gente qué desvíos tomar”, sostuvo Pedro Rivero transeúnte de la avenida Roosevelt | Foto: Omar Véliz

Las obras que se ejecutan en avenidas y autopistas carecen de señalización, que es obligatoria de acuerdo con las normas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la intersección de las avenidas Nueva Granada y Roosevelt, tres conos impiden que los conductores crucen a la derecha. Desde la Nueva Granada hasta la avenida Luis Razetti el paso por la Roosevelt está restringido debido a las obras de mantenimiento del elevado. Aparte de los conos, nada más indica a quienes transitan por el sitio que hay una obra en ejecución. No hay señalización y únicamente un par de policías nacionales atiende la congestión propia de un martes a las 7:30 am.

Los funcionarios que vigilaban que ningún vehículo invadiera el canal exclusivo del Buscaracas cuando comenzó a operar el sistema también están ausentes. “Aquí no hay nadie que dirija o que le diga a la gente cuáles desvíos tomar”, afirmó Pedro Rivero, quien trabaja en la zona.

Oscar Anzola, ingeniero especialista en vialidad, explicó que toda obra debe ir acompañada de un plan de construcción que incluya una señalización provisional. “Si la señalización es suficientemente buena, no haría falta vigilancia”, afirma.

El Manual Venezolano de Dispositivos Uniformes para el Control de Tránsito especifica que cuando se realice cualquier actividad de construcción o mantenimiento que afecte la circulación deberán ubicarse con anterioridad, al comienzo de la obra, dispositivos para informar, advertir, reglamentar y regular el tránsito. Esas señales deben permanecer mientras duren los trabajos y retirarlas cuando hayan cesado.

Las señales que indican distancias, desvíos, canales de circulación obligatorios, obstáculos o la presencia de obreros y maquinarias en la vía están ausentes de las obras de mantenimiento del elevado de la avenida Roosevelt, de la instalación de los dos puentes metálicos que comunicarán la avenida Río de Janeiro con la autopista Francisco Fajardo, de la construcción del acceso que empalmará la autopista Valle-Coche con el sector Longaray y de la construcción del elevado de Los Dos Caminos.

“Todo lo que afecte la circulación, el uso de maquinarias, los desvíos, tiene un protocolo. Debe realizarse la notificación previa a las autoridades locales, publicarse en prensa con suficiente antelación para que se puedan tomar las previsiones en las zonas afectadas o se fijen horarios de circulación; y debe haber acompañamiento de las autoridades”, afirmó Celia Herrera, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad.

Autoridades ausentes. Ayer, a las 8:30 am, un par de vigilantes de tránsito organizaba la circulación encima del puente que conduce a la alcabala 2 de Fuerte Tiuna. William Pastrán, residente de El Valle, asegura que la presencia de los funcionarios en la zona es constante entre las 6:00 am y las 9:00 am. Después de esa hora se retiran.

“Pienso que la iniciativa del acceso es buena porque en El Valle tenemos años esperando por ese distribuidor. Pero los carros van a caer pegados a un Mercal. Además, los semáforos en Longaray están malos y eso puede incidir en la congestión”, opinó. Uno de los trabajadores de la obra informó que a más tardar el viernes estará listo el acceso. Aseguró que una vez que entre en funcionamiento, dos fiscales estarán destacados permanentemente en la zona para orientar a los conductores.

En la avenida Río de Janeiro no había rastro de algún vigilante de tránsito, pese a que la cola se extendía a lo largo de Las Mercedes, toda la mañana. En cambio, en la avenida principal sí había presencia de dos policías viales. Mientras, en la Francisco de Miranda, a la altura de Los Dos Caminos, no había vigilancia a las 9:00 am. “Normalmente hay fiscales o funcionarios de la Policía de Sucre. Llegan pasadas las 10:00 am. Se van cerca del mediodía y luego vuelven a las 4:00 pm o 5:00 pm. Cuando están aquí ayudan a que haya menos congestión, porque de resto esto permanece trancado”, dijo Jesús Campo, quien trabaja en Los Dos Caminos.

Herrera aseguró que el Ministerio de Transporte, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, deben encargarse de la formación de un contingente de vigilantes del tránsito. “Contamos con un cuerpo técnico de 300 funcionarios para toda la Gran Caracas”, subrayó.

Congestión

La proliferación de obras de vialidad y el comienzo de la temporada navideña inciden en que el tráfico en la ciudad se torne más lento de lo habitual. A eso se suman, en sectores como Boleíta, Candelaria y la avenida Nueva Granada, las colas de ciudadanos interesados en adquirir electrodomésticos en las tiendas en las que el Gobierno ha regulado los precios.

Fuera de esos locales sí es común ver a funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana o de la Policía Nacional Bolivariana que controlan las colas de consumidores.

El Dato
El ministro de Transporte Terrestre, Haiman el Troudi, denunció que el semáforo del nuevo acceso a la autopista en el Paseo Colón sufrió daños debido al robo del cableado. También reportó fallas en el tablero eléctrico. Dijo que es la tercera vez, desde que fue inaugurado el acceso, que sucede.

La Cifra
172 millones de bolívares fueron aprobados en agosto para la ejecución de 5 obras de vialidad en Caracas. Previamente fueron aprobados 260 millones de bolívares para una sexta obra: la prolongación de la avenida Río de Janeiro hacia Petare-sur