• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Elecciones municipales son la encrucijada de dos modelos

Un ciudadano ejerce su derecho al voto / Alexandra Blanco

Un ciudadano ejerce su derecho al voto / Alexandra Blanco

Alertan que el reglamento de la Ley Orgánica de las Comunas entrega atribuciones de los concejos municipales al Parlamento Comunal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una campaña en Venezolana de Televisión y en algunas emisoras de radio enumera las ventajas de agruparse en comunas. Una voz de mujer afirma, a través de las ondas hertzianas, que gracias a la comuna aprendió a comer y jugar. El debate sobre el dominio de ese modelo sobre el municipio está servido desde 2010, cuando se reformó la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y fue aprobada la Ley Orgánica de las Comunas.

A poco más de un mes para que se realicen las elecciones de las autoridades municipales, el concejal de El Hatillo Rafael Albertos alertó que en pocos días podría ser aprobado el reglamento de la Ley Orgánica de las Comunas, mediante el cual atribuciones de los concejos municipales serían entregadas o solapadas por el Parlamento Comunal, entidad a la que le corresponde establecer las normas que regulen la vida social y comunitaria, colaborar con el orden público y autorizar el Plan de Desarrollo Comunal.

A un municipio le compete desde la ordenación territorial y urbanística hasta la justicia de paz. Sus funciones atienden el catastro, patrimonio histórico, arquitectura civil, aseo urbano, la protección civil y del ambiente, entre otras. Asumir esos servicios requiere una preparación técnica de la que carecen las comunas, señalan algunas voces. “Pueden ejecutar pequeños proyectos dentro del ámbito de una comunidad, que no requieran mucho conocimiento técnico ni grandes inversiones. Las comunas no tienen capacidad económica, las empresas de producción social no generan capital productivo y sus miembros son voluntarios”, explicó Jose Gregorio Delgado, abogado municipalista.

Para el asesor técnico de la reforma de la Ley de Consejos Comunales realizada en 2009, una comuna, por ejemplo, puede incorporarse en planes de reciclaje, pero no podría encargarse de toda la recolección y disposición de desechos sólidos. Sus miembros pueden hacer propuestas de planificación gracias a los planes de desarrollo comunal, pero su ámbito es mucho más restringido del que tienen los planes de desarrollo urbano local. “La planificación en un municipio es una competencia técnica, que requiere una visión general y permanente que jamás tendrá una comuna, pues la mayoría de sus proyectos están aislados y no tienen una visión de conjunto”, agregó Delgado.

Visión negativa

Héctor Márquez, vocero de la comuna en construcción Cipriano Castro, ubicada en El Paraíso, está convencido de que la figura del municipio responde a una estructura gubernamental arcaica y burocrática, que está destinada a desaparecer. “Con la comuna todo marcha más rápido porque está acorde a las necesidades del colectivo y te evitas las cargas burocráticas. Una alcaldía puede tardarse hasta cuatro meses para atender una solicitud y la respuesta es que no hay respuesta. No genera bienestar, sino rechazo”.

De acuerdo con Márquez, la capacidad técnica de los miembros de la comuna puede ser adquirida mediante los cursos de capacitación que realizan con Protección Civil y los institutos de gestión de riesgo: “En nuestro caso, gracias al catastro comunal, el Instituto de Cartografía Simón Bolívar está actualizando sus mapas e incorporando zonas populares que antes no aparecían. La comunidad cuenta con arquitectos e ingenieros, que son quienes nos ayudan a proyectar las caminerías o la red de aguas servidas”.

La historiadora Margarita López Maya reconoce que existe una insatisfacción con el régimen municipal, pero opina que es producto del discurso gubernamental más que de los hechos: “En Venezuela no se ha podido desarrollar la idea del municipio. Los primeros alcaldes fueron elegidos en 1989 y en la década de los noventa hay antecedentes de muy buenos resultados. Sin embargo, con la llegada de Chávez lo que se hizo fue recentralizar, la gente piensa que quien soluciona los problemas es el presidente y Chávez exacerbó eso”.

Acción parcializada

En 2013 al Ministerio de las Comunas les fueron asignados 3,53 millardos de bolívares, que representan 0,89% del total del presupuesto nacional de este año. 10% más que en 2012 y más de lo que recibirán los estados y municipio por recursos ordinarios del situado constitucional. “Cada vez son más los recursos que les asignan a las comunas para hacerlas viables. Eso alimenta el estado comunal y debilita el régimen federal porque ese es el proyecto político del Gobierno. La meta del Plan de la Nación 2013-2019 es que por año se creen 450 comunas; pero en la práctica tienen pocas realizaciones porque movilizan a un porcentaje reducido de la población y su funcionamiento real es limitado”, aseguró el sociólogo Nelson Freitez.

Para el investigador del Centro Gumilla, las comunas no han podido ser más eficientes que alcaldías y gobernaciones porque están afectadas por el carácter sectario de su constitución. “Tienen mucho peso los integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela y los entes estatales. En consecuencia, no reflejan la pluralidad de la comuna y pierden la conexión con la realidad”, señaló.