• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Comuna y fundación disputan por el teatro de La Vega

El colectivo Ali Gomez García toma el teatro de La Vega | FRANCESCA COMMISSARI

El colectivo Ali Gomez García toma el teatro de La Vega | FRANCESCA COMMISSARI

En lugar es arrendado por la Fundación Artístico Cultural La Vega, pero fue tomado por la Comuna Alí Gómez García 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las paredes recién pintadas del Pequeño Teatro de La Vega están marcadas con letras rojas que indican que el área fue rescatada para la cultura. Hasta el 24 de julio, el sitio funcionó como la sede de la Fundación Artístico Cultural La Vega, pero ese día en la madrugada personas identificadas como miembros de la Comuna Cultural Alí Gómez García rompieron una ventana e irrumpieron en el inmueble.

La valla que identificaba el teatro fue sustituida por una de la comuna y desde entonces nadie de la fundación ha podido entrar en las instalaciones. Migdalia Guerrero, directora de la fundación, explicó que a raíz de la toma el grupo de teatro quedó en la calle, así como el servicio de tareas dirigidas que se prestaba en el sitio. Dentro del teatro quedó el vestuario, luminarias, actas y documentos contables que respaldan el funcionamiento de la organización, dependiente del Instituto de Artes Escénicas y Musicales, adscrito al Ministerio de la Cultura.

En el interior del teatro, las sillas de la sala donde se hacían las presentaciones están en malas condiciones, en muchos casos carecen de forro y bajo los asientos se acumulan los desechos. El polvo y las telarañas cubren la mayoría de las superficies, los baños de los camerinos no funcionan y varias habitaciones aparentan ser depósitos.

Guerrero atribuye el deterioro a los ocupantes ilegales. Para ellos, en cambio, el abandono de las instalaciones es una de las razones por las que invadieron el sitio. Samuel "el Shino" Rojas, Patrimonio Cultural Viviente de La Vega, aseguró: “Aquí no se ha tocado absolutamente nada. Ojalá pudiesen venir y llevarse sus cosas. Nada sirve. Todo está en el más completo deterioro”.

Reconocen que entrar en el inmueble por una ventana no fue correcto, pero afirman que agotaron la vía del diálogo con la dirección de la fundación, que tenía la finalidad de compartir el lugar y ofrecer, además de teatro, cursos y talleres de danza, poesía, música y cultura urbana.

Guerrero niega que esas conversaciones hayan tenido lugar.


Intervención estatal. La fundación arrienda la casa colonial en la que funciona el teatro desde 1992. Los miembros de la comuna –cuyo nombre aún no es definitivo– aseguran que cuentan con el apoyo de la Alcaldía de Libertador y del Gobierno del Distrito Capital. Williams Ochoa, cultor de La Vega, señaló que tienen 99,9% de seguridad de que esos organismos los ayudarán en la rehabilitación de la casa e, inclusive, existe la posibilidad de comprarla.

El viernes, el Ministerio Público designó un fiscal para encargarse del caso y esta semana deben citar a las partes.

El 28 de julio estaba previsto que los representantes de la fundación visitaran el inmueble para constatar el estado. Guerrero afirmó que esa visita no se hizo porque Freddy Ñáñez, presidente de Fundarte, no pudo acompañarlos.

La comunidad del bulevar de La Vega, donde se ubica el teatro, rechazó la forma violenta en que entraron en la vivienda, pero apoyan la realización de actividades culturales. “En el teatro no había nada que frecuentar. Eran muy pocas las funciones y eso lo alquilaban a una iglesia evangélica y para actos. Estamos de acuerdo con la toma, si lo ponen a funcionar. Si no hacen nada, será la misma comunidad quien saque a la comuna”, dijo Félix Martínez, habitante de La Vega.