• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Colectivo pide regulaciones para los mototaxistas

Luego de dos prórrogas, el reglamento de los motorizados no entrará en vigencia el primer trimestre, como se esperaba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Hay muchos motorizados en la calle y eso crea anarquía”. La opinión es de Alexis Tovar, presidente del Frente de Motorizados Franco Arquímides, organización de partidarios del oficialismo que agrupa a cerca de 120.000 conductores en todo el país, 5.000 de ellos en el área metropolitana de Caracas.
El colectivo participa en las mesas de trabajo que instaló en Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre desde 2011 para discutir el reglamento de circulación de los motorizados, publicado en octubre de ese año, que no ha podido aplicarse debido a la protesta de ese gremio.
Las principales reservas se centran en los artículos que estipulan la obligación de circular por el hombrillo de las autopistas, la limitación para cambiar de canales, el uso de chalecos identificados y otras medidas de seguridad. La instrumentación de la norma se ha prorrogado dos veces, la más reciente a principios de este año, cuando se conoció extraoficialmente que esperaban que entrara en vigencia el primer trimestre. Pero el plazo está por expirar y las discusiones continúan.
Las mesas siguen instaladas, confirmó Tovar. También continúa el censo de motorizados, que en febrero llevaba más de 245.000 inscritos, según las cifras oficiales más recientes. Tovar señaló que su grupo se ha enfocado en solicitar regulaciones consensuadas y educación para los motorizados.

Educación vial. Hay imprudencia al volante, pero en las discusiones gremiales –explicó Tovar– han detectado que en la mayoría de los accidentes por esta causa están involucrados varones de 16 a 25 años de edad. “Los muchachos se están quitando la chemise del liceo para meterse a mototaxistas. Con la promesa de dinero fácil salen a trabajar con la moto sin haber pasado por un curso de conducción”, señaló.
El dirigente citó como ejemplo el galpón que le sirve de sede al colectivo, en San Agustín, Caracas. Allí, con el respaldo de instituciones públicas como el Instituto Venezolano de Seguros Sociales, imparten clases de mecánica, latonería y pintura para incentivar a los jóvenes a que suelten los manubrios y se dediquen a un oficio.
“Llegó la hora de darle un parado a esto. Las instituciones deberían abrir oportunidades para contratar a los motorizados en otras tareas. Hay mucho desorden porque para ser mototaxista no te exigen requisitos como los antecedentes penales. Te inscribes fácil en una cooperativa y sales a trabajar”, apuntó Tovar.
En el colectivo esperan que, superadas las discusiones y establecido el registro de motorizados, comiencen a funcionar las escuelas de educación vial por parroquias, como lo establece la ley de circulación de motocicletas. “El Estado tiene que ser responsable con los motorizados y darles las herramientas para que cumplan las reglas”, dijo.