• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

El Cardiológico Infantil es un modelo difícil de duplicar

El centro asistencial de Montalbán cuenta con una fundación que preside la ministra de Salud | Foto: Jesús Castillo

El centro asistencial de Montalbán cuenta con una fundación que preside la ministra de Salud | Foto: Jesús Castillo

Especialistas subrayan que el centro cuenta con autonomía y recursos, condiciones de las que carecen los hospitales que deben ser atendidos por el Estado Mayor de Salud

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Catia López es de Maracaibo y su bebé de dos meses nació con un solo ventrículo. Ludyec Carmona es de La Guaira y su hija de dos años de edad vino al mundo con una cardiopatía congénita. Carmen Pineda vive en la parroquia Sucre de Caracas y su niña de 11 meses también afronta problemas del corazón.

Estas mujeres tienen en su historia un elemento en común: sus hijos fueron operados en el Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Gilberto Rodríguez Ochoa y están recluidos en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro asistencial, que el Gobierno aspira a tomar como modelo gerencial para resolver la crisis en 11 nosocomios a través del Estado Mayor de Salud, de acuerdo con declaraciones ofrecidas por el vicepresidente del Área Social, Héctor Rodríguez.

A juzgar por las opiniones favorables de las madres de los pacientes, a quienes el Estado paga todos los gastos, el centro, efectivamente, es un modelo; sin embargo, Carlos Walter, ex ministro de Sanidad y director del Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad  Central de Venezuela, considera que el Estado Mayor no tiene capacidad para aplicar en otros hospitales la gestión del Cardiológico, que se caracteriza por ser una institución descentralizada con autonomía administrativa. Destaca que si en verdad se quiere copiar el modelo, en primer lugar debería crearse una normativa legal para desvincular de la red pública los centros que se manejarán bajo esa fórmula.

El Decreto 4380, de fecha 22 de marzo de 2006, publicado en Gaceta Oficial 38404, establece que el Cardiológico tiene personalidad jurídica y autonomía presupuestaria para atender de manera especializada a pacientes con problemas cardíacos congénitos o adquiridos. Desde su entrada en funcionamiento, hace siete años, ha operado como una fundación y actualmente tiene oficinas en por lo menos 19 estados. Esa organización en forma de red permite captar a niños y jóvenes de 0 a 18 años de edad con afecciones cardiovasculares.

Para José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad, el hospital recibe un trato especial, pues es manejado de forma directa por la titular del despacho de Salud, Isabel Iturria, quien funge como presidenta de la Fundación Cardiológico Infantil. “El centro funciona bajo una administración personalista y el Gobierno lo usa como una vitrina porque no tiene ningún otro qué mostrar", apuntó.

Recursos. Para el ejercicio fiscal 2012, el Cardiológico tuvo una asignación en la Ley de Presupuesto de 72,2 millones de bolívares y, adicionalmente, recibió 8 créditos por un monto de 18,4 millones de bolívares, destinados a gastos de personal y compra de medicinas y materiales. La Memoria y Cuenta del Ministerio de Salud señala que ese año se realizaron 16.764 consultas especializadas y 172.132 evaluaciones a pacientes.

Hasta 2012 se habían intervenido 7.404 niños enfermos del corazón, de acuerdo con las estadísticas oficiales publicadas por la fundación. En agosto pasado, la ministra Iturria aseguró, en el acto de aniversario, que el centro sobrepasó las 8.100 intervenciones.

Especialistas en el área han cuestionado que el Cardiológico Infantil no presente abiertamente las estadísticas de mortalidad ni las cifras disgregadas de las operaciones. También critican que se contabilicen como cirugías los 2.959 cateterismos efectuados hasta el año pasado, cuando se les considera “exploraciones invasivas”.

En toda su historia en el centro se han realizado 3.772 intervenciones a corazón abierto. Eso implica 400 cirugías menos de las que supuestamente se efectuarían allí cada año, de acuerdo con lo que señaló en su inauguración el entonces presidente Hugo Chávez.

Oletta afirmó que de las 142 camas de que dispone el Cardiológico, solo 60 están operativas.

Walter agregó que para repetir la experiencia del Cardiológico Infantil, el despacho de Salud tendría que transformar los centros asistenciales en organismos descentralizados, como ocurre con los hospitales clínicos de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad del Zulia.