• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Caracas votó a medias

En la mañana pocas personas asistieron a los centros de votación en Caracas

En la mañana pocas personas asistieron a los centros de votación en Caracas

El desánimo político y el disfrute de la Navidad en áreas recreativas y centros comerciales signaron el inicio de la jornada en los municipios mirandinos. En Libertador no hubo elecciones regionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Con tan baja afluencia, entregamos estados y municipios"

Daniel Palacios Ybarra / Blanca Vera Azaf

Con total desconcierto, María López salió ayer de su centro votación, en el colegio El Libertador de Chacao, tratando de entender lo que había ocurrido tras la modesta participación que observó en ese centro.

"¿Qué es lo que tenemos en la cabeza, Dios mío!, ¿acaso realmente queremos un cambio o es que la gente piensa votar en la tarde? Las hallacas y los centros comerciales pueden esperar. Tengo 58 años de edad y desde los 18 estoy inscrita en este colegio. En este tiempo nunca había visto tanta apatía. Realmente me da tristeza", señaló.

También electora de Chacao, Carolina Dao sufragó en el colegio San Ignacio. "Con tan baja afluencia, entregamos el país, los estados y los municipios.

Pero yo sí puedo ver tranquila a mis hijos porque sé que cumplí con el país que construyo para ellos".

En Sucre, con más de 30 sillas vacías en la entrada del centro se encontraron los registrados en la unidad educativa José de Jesús Arocha, en Petare. "Quienes no votan son los primeros en quejarse. Para acá vine con mi hijo a enseñarle cuán importante es que su voz sea escuchada", dijo Richard García habitante de la zona. Belvis Cortés, coordinadora del centro, indicó que al inicio de la jornada faltaron ocho miembros de mesa.

A la Unidad Educativa San Lucas, en El Llanito, acudió Ersilia García, quien denunció algunas irregularidades. "Para que la máquina me emitiera la papeleta tuve que desmarcar mi opción y votar de nuevo.

Por eso me quejé ante el CNE".

Otros ciudadanos dijeron que hubo importantes retrasos antes de las 9:00 am.

En Baruta el escenario fue poco alentador. En el colegio Mater Salvatoris no había ni un elector en cola al mediodía. "Creo que hay una oposición desmoralizada que no salió a votar. Eso es un grave error, pues las gobernaciones son importantes para defender la democracia", aseveró Gladis Rancel. En la Escuela Técnica Don Bosco uno de los efectivos del Plan República explicó que a partir de las 12 aumentaron los votantes. Pero hacia las 5 y 20 de la tarde no hubo operación remolque de partido alguno y las mesas tenían poco votantes. Irene Mayo, representante de un partido político, dijo que para esa hora 61% ya había sufragado.


Comercios de Libertador fueron los refugios de los caraqueños

Ariana Guevara Gómez

Mientras algunos invitaban con insistencia a ir a votar, otros prefirieron pasar el domingo sin preocuparse por las elecciones. En el centro comercial Sambil, que abrió al mediodía, había gran cantidad de personas a la 1:00 pm que recorrían las tiendas con tranquilidad.

En el meñique de Ámbar Méndez ­que estaba sentada en un banco en el mall­ no había rastros de tinta morada. Dijo con aburrimiento que está inscrita en Petare, pero que no había votado ni lo haría. "No estoy animada. Mi hermano y yo fuimos los únicos de mi familia que no votamos", expresó.

Zulay Zapata se comía un helado y esperaba a su esposo, apoyada en una baranda del centro comercial. Si hubiese tenido ánimos habría votado en Guarenas. Pero no lo hizo y se fue al Sambil a comprar. "No sé, no me gusta votar", dijo, pero agregó que sí estaría atenta a los resultados.

En Sabana Grande había movimiento de compras. A la 1:30 pm se veían ríos de gente que caminaban por el bulevar con bolsas en la mano. Betty Rumbo descansaba en un banco con paquetes apoyados en las piernas. No votó porque está inscrita en Portuguesa y aún no ha hecho el cambio a Caracas. "Tengo cuatro años aquí, pero no he querido cambiarme", señaló.

En la Plaza de los Museos, en Bellas Artes, Adriana Vásquez jugaba con el perro de su hermana y cuidaba a un grupo de niños. Si se hubiese quedado en Mérida, donde vive, tampoco hubiese votado: "En las presidenciales sí participé, pero ahorita me siento decepcionada". En la plaza había movimiento, pero Carlos Hermoso, vendedor de collares, dijo que se veía menos gente que otros domingos.

Hubo personas que tenían la disposición de votar, pero que no les correspondía hacerlo por estar inscritos en el municipio Libertador. Amira Realpe sí hubiese participado, pero en vista de que no le tocaba elegir se fue a la plaza Bolívar con su sobrina a dar de comer a las palomas. Otras personas hacían lo mismo.

Maritza Díaz veía a sus nietos que correteaban por la plaza de Los Palos Grandes. "Estoy inscrita en Libertador. Ahí no había que votar, ¿verdad?", dijo con duda. La plaza estaba prácticamente vacía, igual que la Alfredo Sadel, en Las Mercedes.