• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Caracas ofrece Internet gratuita pero con limitaciones

Acceso a Internet/ AFP

Acceso a Internet/ AFP

El servicio de WiFi libre con que cuentan algunas zonas carece de impacto real. La cobertura inalámbrica es insuficiente para la cantidad de caraqueños que exigen acceso a la tecnología

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos o tres veces por semana, Diego Villarreal cumple su ritual de los ratos libres. Unos minutos por la tarde, otros por la mañana, cruza la calle desde su trabajo hasta la plaza Los Palos Grandes para conectarse a Internet. El descanso lo toma para entretenerse con su videoconsola portátil y descargar algunos juegos o revisar el Facebook. Sin embargo, no siempre la suerte está de su lado. Aunque el jueves por la tarde tenía conexión, la mayoría de las veces la navegación por Internet en el área pública se convierte en un elefante pesado y lento. “La semana pasada estuvo terrible”, resume el hombre, de 27 años de edad.

Aunque se calcula que más de 4 millones de habitantes de la Gran Caracas son usuarios de Internet, la conexión gratuita por WiFi es una realidad para apenas miles, pese a que desde 2005 comenzaron a implantarse programas para ofrecer Internet gratuito en los cinco municipios de la capital.

El gobierno del estado Miranda, por ejemplo, señala que ha logrado proveer el acceso WiFi a 24.000 personas. Un plan para proveer al barrio José Félix Ribas en Petare, adelantado por la Alcaldía de Sucre, prometió darle cobertura a 18.000 personas.

En Chacao, el año pasado aumentaron a 7 las áreas públicas con servicio WiFi gratuito, entre ellas varias plazas. No obstante, la situación en ese municipio resume lo que ocurre en general en la ciudad: la cobertura de la red inalámbrica gratis resulta insuficiente para la cantidad de personas que desean hacer uso de ella. “El hecho de que haya muchas residencias alrededor incide en la red y la colapsa”, explica el concejal César Chirino, presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Chirino confiesa que el servicio suele ser lento y de poco impacto porque no llega a gran cantidad de usuarios y zonas que lo necesitan. “Si hablamos de inclusión y masificación tecnológica, la Internet tiene que ser un servicio básico”, reflexiona Luis Carlos Díaz, coordinador del área de Comunicación y Redes del Centro Gumilla.


Poca seguridad. El servicio también es azaroso en otros municipios de la ciudad. En la plaza Miranda de Los Dos Caminos, por ejemplo, otra de las zonas con WiFi gratuito prometido, falla el servicio desde hace una semana, indicaron funcionarios de la Policía de Sucre, que agregan que, de todas formas, son pocos los usuarios que se animan a utilizar el servicio.

En general, esa situación se repite en los lugares públicos donde se cuenta con conexión, pues los usuarios no se animan a hacer uso del servicio por temor a ser víctimas de asaltos. “Es buena la idea del WiFi abierto, pero tenemos limitación por la seguridad. Muchos se inhiben de usar el servicio por temor”, afirma la profesora Iria Puyosa, especialista en comunicación web.

La insuficiencia de cuerpos policiales que resguarden las plazas y parques se convierte en un obstáculo para usar el servicio. “Las grandes áreas públicas no son seguras para los usuarios”, coincide Díaz.

En la plaza Los Palos Grandes, por ejemplo, la vigilancia no es permanente. “Aunque desde que estoy aquí, hace cuatro meses, no ha pasado nada, creo que hace falta más seguridad”, opina un vigilante de la biblioteca de la plaza.

“La gente saca su laptop bajo su propio riesgo. Yo estoy aquí hasta las nueve de la noche, pero cada quien tiene que cuidar lo suyo también y ser precavido”, dice un funcionario del cuerpo de Guardianes de los Espacios Públicos.


Iniciativas globales

El financiamiento es uno de los problemas que afrontan las administraciones públicas para proveer de WiFi gratis a los ciudadanos. En Estados Unidos, varios intentos públicos de prestar el servicio en ciudades como San Francisco, Orlando, Boston, Filadelfia, Houston, Chicago o Cincinnati han fracasado o registran problemas económicos, refiere el diario español El País. Otros programas vienen de la mano de grandes corporaciones, como la que impulsa Google en el barrio de Chelsea, en Nueva York.

En Latinoamérica, sin embargo, las iniciativas continúan. Un plan del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Chile, por ejemplo, prevé instalar 1.036 puntos de WiFi gratuitos en zonas de alta concurrencia y con pocas posibilidades de acceder a Internet, como las plazas públicas, paseos, calles y barrios populares, antes de 2015, refiere El Mercurio. En Bogotá, se pusieron el año pasado en funcionamiento 10 zonas de WiFi público gratuito en varios sectores de la ciudad y en 2013 habrá otros 30 puntos.


Con lentitud

Cada vez más, la tecnología se hace imprescindible en diversos soportes: tabletas, laptops, móviles o videoconsolas. No obstante, el país no parece caminar en consonancia con los avances. Venezuela posee uno de los peores anchos de banda en la región. La empresa estadounidense Ookla ubica el país en el puesto 11 en Latinoamérica en cuanto a velocidad de descarga de datos, con 1,85 megabytes por segundo. Chile lidera el ranking con 8,87 megabytes por segundo, seguido de Brasil con 6,62.