• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Una Caracas dividida despidió a Chávez

La Plaza Bolívar quedó prácticamente sola durante los actos fúnebres / Henry Delgado

La Plaza Bolívar quedó prácticamente sola durante los actos fúnebres / Henry Delgado

Motorizados asediaron varias zonas de Caracas, con consignas a favor de la revolución bolivariana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ciudad presentó ayer calles medianamente concurridas transcurridas escasas horas del anuncio de la muerte del presidente Hugo Chávez. Poco a poco, y de forma tímida, los comercios de la avenida Francisco de Miranda levantaron sus santamarías, mientras la gente retomaba la confianza para reanudar sus actividades regulares. Ese fue el escenario del este y parte del oeste, justo hacia Candelaria. Cada vez más cerca de Miraflores, sin embargo, el panorama cambió y se observaron establecimientos cerrados.
Mensajes como “Chávez vivirás por siempre” relucían en las puertas de esos locales, mientras los seguidores del Gobierno se integraban al cortejo fúnebre para darle el último adiós a quien llevó las riendas de la nación desde 1999. Las obras de la Misión Vivienda no se paralizaron, aunque bajaron el ritmo, pues algunos obreros se sumaron a los homenajes póstumos.
No más de seis minutos tardaban en llegar las unidades de transporte colectivo en las avenidas Urdaneta y Francisco de Miranda. Sin embargo, hacia el centro de Caracas el tráfico se complicó en la parroquia Santa Rosalía, en la avenida Nueva Granada, por la gran cantidad de seguidores de Chávez, ansiosos de acompañar el féretro.

Motorizados activos. La aparente calma de la ciudad fue interrumpida cuando varios grupos de motorizados circularon desde el mediodía por varias zonas de la ciudad, específicamente en La Florida y la avenida Francisco de Miranda. Los vecinos reportaron que gritaron consignas alegóricas a la revolución. El hecho también se registró en la autopista Prados del Este, donde retrasaron el tránsito.
Los motorizados visitaron la sede del canal de noticias Globovisión, situación que requirió un despliegue de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, que custodió la sede de ese medio de comunicación. Mayra Lara, vecina de La Florida, pidió al Gobierno que controle a quienes quieran provocar zozobra en la población. “El vicepresidente Maduro fue claro cuando hizo un llamado a la paz y al entendimiento de los venezolanos. Si el país está tranquilo, no veo razón de que esas personas vengan a intimidar a los vecinos y a Globovisión”, subrayó Lara.
Pocos comerciantes informales se agruparon en las calles; sólo algunos manteleros que vendían periódicos, mostraban los grandes titulares sobre el deceso del Presidente. Pese al duelo, Ana Yuli Marín fue una de las pocas buhoneras que se atrevió a trabajar en el centro de Caracas. “Parte de mi tiempo se la voy a dedicar al comandante porque él merece ser despedido por su pueblo. Siempre he sido fiel seguidora de su Gobierno y espero que Maduro conserve su legado”, comentó con rostro afligido.
A sus espaldas, a escasos metros de la Asamblea Nacional, relucían sobre cemento fresco de una acera las inscripciones que dejaron algunos simpatizantes del Presidente. “Hugo, te amo eternamente”, firmado por Isaira y “Comandante, vivirás por siempre”. 
Jean Carlo Latini, por su parte, abrió su comercio ubicado en Los Dos Caminos, en el otro extremo de Caracas. “Deberíamos ser como los japoneses cuyas huelgas las hacen en jornadas laborables de 24x24 para conseguir su propósito. Precisamente, la meta de este país es prosperar, sea cual sea la circunstancia: incluso la pérdida de Chávez”.

Servicios. En un recorrido se constató que algunas oficinas públicas, como el Registro Civil y el Ministerio de Educación, permanecían cerrados en cumplimiento del duelo. También cerró el sistema de teleférico del Parque Nacional Waraira Repano cuya administración colgó desde uno de los cables de transmisión un funicular con una bandera de Venezuela, como recuerdo del primer mandatario.