• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Las Burriquitas trajeron color a la ciudad

Cultores de distintas edades y lugares se congregaron en Caracas / Omar Veliz

Cultores de distintas edades y lugares se congregaron en Caracas / Omar Veliz

Celebraron en II Encuentro Nacional de Burriquitas en Caracas. 100 cultores de la tradición se reunieron en Sabana Grande y La Limonera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ataviadas con amplios vestidos estampados de flores y sombreros de hoja de palma, Nicolasa y María Pinto esperaban en fila que las llamasen a bailar “La Burra”. Ambas son de Mariches, Nicolasa de La Lagunita y María de El Platanal, por esto último el traje de María tenía un aditamento especial: llevaba una cesta con hojas de plátano a sus espaldas.

Tanto la cabeza de la burra, como los vestidos y el armador o miriñaque los confeccionaron ellas mismas. Llevan décadas siendo cultoras de esta tradición, pero menos de un lustro bailándola.

“Vamos a los colegios y sectores populares donde nos inviten a enseñar a los jóvenes el folklore”, afirma Nicolasa.

Más de 100 burras de todo el país se reunieron ayer en Caracas, con la promoción de Pdvsa La Estancia. Primero se presentaron en Ciudad La Limonera, en Baruta, y a las 2:00 pm llevaron su danza al bulevar de Sabana Grande.

Alrededor de los hombres y mujeres vestidos de burra, también bailaron los pollinos –niños que conforman la generación de relevo y responsables de mantener la tradición–. La actividad forma parte del II Encuentro Nacional de Burriquitas en Caracas, al que acudieron bailadores de Barinas, Choroní, San Casimiro, Villa de Cura, Santa Teresa, Santa Lucía, La Guaira, Marizapa, Capaya, Guatire, Guarenas, Petare, Baruta y Chacao, entre otros.

El 16 de marzo está previsto que se realice el VII Encuentro Nacional de Burriquitas en San Casimiro, estado Aragua.

Cultura viva

La Red Nacional de Burras y Burriquitas Tradicionales de Venezuela participó en la organización del encuentro. Carlos Marrón, fundador de la red, explicó que esta tradición llegó a Venezuela con los conquistadores a finales del siglo XVI. “Las primeras expresiones se dieron en Cubagua, influenciadas por ‘el baile de los caballitos’. Luego, indígenas y africanos enriquecieron la tradición agregando, por ejemplo, instrumentos de percusión”. Marrón aprovechó para abogar para que se mantengan vivas estas tradiciones: “Debemos revitalizar la cultura. Las nuevas generaciones deben conocer su acervo y dar prioridad a lo propio. En eso debemos ser radicales”.