• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Buhoneros de Catia siguen en la calle

Jorge Rodríguez

Jorge Rodríguez

Los vendedores desafían la prohibición de la alcaldía. En el centro, las aceras permanecerán despejadas hasta mediados de mes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 15 comerciantes informales ejercen la actividad en la calle Washington, en el bulevar de Catia, pese a la prohibición de la Alcaldía de Libertador, que les impide trabajar durante los días de asueto desde fin de año hasta comienzos de enero. Los vendedores ambulantes anunciaron que permanecerán en el sitio para dar continuidad a las ventas de diciembre, interrumpidas por pocos días hasta ayer, cuando algunos retornaron a los puestos que ocupan de manera habitual.
“El alcalde Jorge Rodríguez debe entender que aquí trabajamos padres de familia, que nos ganamos el alimento pese a lo difícil que es vender en la calle”, afirmó María López, quien redujo de 75 a 65 bolívares el precio de las batas femeninas que expende. “Quizás algunos rematen la mercancía para captar más clientes, pero en mi caso no hace falta, pues las batas siguen siendo muy pedidas en enero. Precisamente, por la fecha hice un pequeño ajuste de 10 bolívares para ofrecer mejores precios. Por esa razón no quiero que nos retiren de aquí”, explicó la comerciante, que en menos de 2 horas había vendido 3 prendas.

Aceras vacías. Un escenario distinto se observó en la avenida Baralt, donde los comerciantes formales de la zona indicaron que sus ventas aumentaron por la ausencia de buhoneros, que impedían la exhibición de la mercancía en las vidrieras de los locales. Maribel Páez, dueña de una zapatería, es una de las beneficiadas por la medida aplicada por la Alcaldía de Libertador.
“Tengo entendido que los comerciantes informales regresarán el 14 de enero. Mientras tanto, la zona está muy tranquila, pues si bien hay menos personas comprando, también las ventas se incrementan en 10% porque el local está más expuesto porque no hay tarantines”, destacó.
Aseguró que también hay más seguridad. “Cuando están los buhoneros me preocupa, pues sus puestos improvisados permiten que los delincuentes se escondan fácilmente después de cometer un robo en alguna tienda o a algún transeúnte. Otros, por el contrario, se prestan para encubrir a los malandros. Ahora que no están puedo trabajar más tranquila”, subrayó Páez.

Se dirigen al alcalde
Los buhoneros pidieron al alcalde Jorge Rodríguez que investigue casos de abuso de autoridad cometidos por algunos agentes de Policaracas que, según denuncian, les han quitado los productos.
“No es mi caso, pero sé de muchos compañeros que han sido víctimas de decomisos sin devolución de mercancía. Por eso siempre estamos atentos a cualquier situación”, afirmó María Alejandra López.
Gonzalo Hernández, por su parte, considera que los ciudadanos no deben esperar hasta el año nuevo para ver las calles despejadas. “Creo que el alcalde debe reaccionar ante esta situación que tanto amarga nuestro paso por la ciudad. Si ellos entendieran y valoraran a Caracas como capital del país, pues con seguridad no habría comerciantes fuera de su lugar, estorbándonos a todos y generando mucha más basura que, además, hace más lento el tránsito de vehículos”.