• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

“Que Blandín sea repoblado llama a las autoridades a tomar el control”

Blandín | Jesús Ruiz

Blandín | Jesús Ruiz

Especialista advierte que las condiciones del terreno empeoran con el tiempo y que está muy frágil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Blandín está escondido. El barrio se encuentra en la carretera vieja Caracas-La Guaira, muy adentro de la montaña, hecho pedazos, como quedó con las lluvias de diciembre de 2010 y las demoliciones ordenadas por el Gobierno. Pero ahora los habitantes construyen sus viviendas sobre las ruinas.

Ángel Rangel, presidente de la Fundación Red de Solidaridad Ciudadana y director nacional de la antigua Defensa Civil durante el deslave, aseguró que las condiciones del barrio empeoran con el tiempo. “Blandín está en terrenos muy frágiles. Desde el comienzo de los asentamientos, entre las décadas de los sesenta y setenta, ha sido progresivo el debilitamiento de los suelos porque los ranchos, que eran de tablillas, se convirtieron en casas de dos o tres plantas, de bloques de concreto. Además, han invadido, talado y destruido taludes; han contribuido con la vulnerabilidad en la zona, especialmente en los últimos 12 años”.

El barrio dio pruebas de vulnerabilidad en diciembre de 1999. Rangel señala que fue uno de los más afectados por el deslave. “Ese episodio demuestra que debieron tomarse las primeras medidas para evitar tragedias. Pasaron 11 años y volvió a ser golpeado por las lluvias. Debe haber prevención, no esperar que ocurran desgracias. Que Blandín sea repoblado llama a las autoridades (Gobierno, Protección Civil y Alcaldía de Libertador) a monitorear y tomar control del sitio”, dijo.

Yelitza Guarapana, madre de dos niños, es una de las sobrevivientes. Las lluvias causaron su salida intempestiva de la vivienda en dos ocasiones: 1999 y 2010. “La primera vez no se cayó, la segunda quedó en el suelo. Lo perdí todo”, contó.  

La casa está sepultada en los escombros. Regresó al sitio para refugiarse en el interior de una iglesia católica en el sector Guanábanos del barrio. Allí vive, en una habitación, junto a sus hijos y esposo, y comparte con otras cuatro familias. “Estuve en un refugio en Pérez Bonalde. No soporté y volvimos. A muchos les dieron casas; a otros, no. Nosotros, supuestamente, estamos anotados en un plan de viviendas en Catia, pero no tenemos certeza”, dijo.


Regreso en crecimiento. El caso de Guarapana se repite en cada esquina de Blandín. Los antiguos habitantes retornan con lentitud del éxodo de 2011. Calculan que en menos de un año han vuelto más de 50 familias. Dicen que son empujados por el olvido en los refugios, el hastío e, incluso, las añoranzas.

“Poco a poco regresan los vecinos. Algunos que están en refugios nunca han dejado de venir para vigilar lo que queda de sus viviendas, pues no saben si tendrán que volver a habitarlas”, indicó Suheidi Obregón, residente de Blandín.

Los vecinos coinciden en que pocas veces reciben visitas de funcionarios. Recuerdan con anhelo cuando, hace dos años, interpelaron al entonces presidente Hugo Chávez. “Por lo menos vino a escucharnos y a prometer soluciones. Quisiéramos que no nos olvidaran”, agregó Obregón.  


El Dato

La zona no debería estar habitada. El 12 de marzo de 2011, el presidente Hugo Chávez firmó un decreto que declaró la zona en peligro inminente. Ordenó a los funcionarios de su gobierno que buscaran soluciones rápidas para los habitantes.