• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Biciescuela para adultos por un ambiente sustentable

Cada dos fines de semana, el grupo Cicloguerrilla Urbana desarrolla la actividad en la sede de la UCV

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Superar el miedo a la vergüenza y a caer en el intento son los dos obstáculos que se vencieron ayer en la biciescuela que organizó en la UCV la ONG Cicloguerrilla Urbana, en conmemoración de su segundo aniversario. Cada dos fines de semana se desarrolla la actividad, dirigida a adultos que por cualquier razón se deciden a hacer lo que no pudieron cuando niños.

Ana María Orellana fue una de estas personas. Poco después de las 9:00 am, se acercó motivada por el boca a boca de sus amigos.

La primera limitación surge cuando se cree que ya es muy tarde para aprender, asegura la joven de 28 años de edad. "Empecé desde el nivel cero. Ciertamente, dudé mucho porque se trata de una actividad propia de la niñez, pero aquí todo eso queda sin efecto. Son muchas personas de mi edad e, inclusive, mayores que participan de esta iniciativa. Mis amigos me dicen: `Dale, dale, que eso va a cambiar tu mundo’. Por eso vine, para aprender cómo mantener el equilibrio".

El comienzo no es fácil, explica la aprendiz. "Se debe romper el miedo a la vergüenza, porque aquí somos todos personas adultas. El instructor pregunta si esa es la primera vez y ahí uno pone cara de miedo", comenta entre risas.

"Luego nos dice que nos empujemos con los pies, hasta pedalear".

De San Bernardino a la Ciudad Universitaria se desplazó sobre dos ruedas Mena Carrasco, instructora de la biciescuela. Tiene las piernas marcadas por todas las veces que cayó del vehículo. Como a muchas, alguna vez le dijeron que las niñas sólo debían jugar con Barbie, pero hizo caso omiso.

Carrasco considera que por naturaleza el ser humano sabe conservar el equilibrio.

"Por algo los niños aprenden demasiado rápido. El miedo es algo muy psicológico que debe superarse. La gente tiene temor a caerse, pero sobre todo muchos adultos se cohíben de venir porque creen que se van a burlar; pero no es así.

Son miedos infundados porque nosotros somos pedagógicos", sostiene.

Personas de todo tipo han acudido a la biciescuela. Recuerda Carrasco un caso particular: "Una vez llegaron dos muchachos fortísimos, con cuerpo de gimnasio, a preguntar. Pensé que llegarían a burlarse, pero se sumaron a la experiencia del aprendizaje.

Ellos rompieron el miedo a la burla".

Autogestión. Manuel Valera, vocero de Cicloguerrilla Urbana, señaló que la intención es promover un semillero de ciclistas, para contribuir con el desarrollo sustentable ecológico. Durante la jornada, más de 50 personas recibieron instrucciones para hacer mantenimiento a las bicicletas.

No se trata de un servicio de mantenimiento, aclaró Valera. "Simplemente enseñamos a la gente a reparar su bicicleta basados en los valores de autogestión".

Señala que las fallas más recurrentes están asociadas al aire de los cauchos y el ajuste de los cambios y frenos. Son mantenimientos que deben hacerse una vez al mes, sugiere. "Desde que compras la bicicleta hasta el momento de una reparación seria pueden pasar tres años".