• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

En Bello Monte luchan contra el polvo y el ruido

Los trabajos del subterráneo causan congestión de vehículos en las adyacencias de la avenida Miguel Ángel | William Dumont

Los trabajos del subterráneo causan congestión de vehículos en las adyacencias de la avenida Miguel Ángel | William Dumont

Los trabajos de Línea 5 del Metro causan contaminación en la calle Garcilaso y la avenida Miguel Ángel 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La rutina de limpieza de Elis Jiménez, conserje de las residencias Armeta, localizada en la calle Garcilaso de Bello Monte, ha cambiado desde hace tres años, aproximadamente. Los trabajos que se realizan en la zona para la Línea 5 del Metro de Caracas han hecho que la mujer y los vecinos del sector tomen medidas para no respirar polvo.

“La fachada del edificio se ensucia frecuentemente, los pasillos y las escaleras hay que limpiarlos más que antes y los dueños de los apartamentos me han comentado que también les entra tierra en sus casas. Toda esta situación me genera más trabajo”, dijo.

Elis Jiménez, al igual que otros residentes de esa comunidad de Bello Monte, aseguró que además de la basura que generan los trabajos de esa Línea del Metro de Caracas, a los vecinos les incomoda que en las noches continúen los trabajos de construcción.

“Es común escuchar en las noches y a veces en las madrugadas, el ruido de los trabajos. Uno de los que más me molesta es el que se escucha cuando los obreros giran las maquinarias en forma de trompos que utilizan para batir el cemento”, expresó la mujer.

Las familias que habitan en las residencias San Carlos también afrontan la molestia que causan los trabajos del quinto trayecto del Metro de Caracas. Liset Parra, representante de la junta de condominio de ese edificio, advirtió que las labores no cesan ningún día de la semana.

Desde que comenzaron con las labores del subterráneo en Bello Monte, el sueño de Parra ha sido irregular: “Está bien que trabajen, pero pedimos que respeten el horario nocturno para que los vecinos de esta cuadra podamos descansar. Esta bulla y todas las molestias que ocasionan los trabajos son de lunes a lunes. Los obreros no paran. El único día que medio descansamos del ruido son los domingos. Sin embargo, al final de las tardes y en las noches los obreros retoman las labores. Tenemos como tres años en este cuento”.

Los vecinos consultados dijeron que no descartan realizar asambleas para intentar llegar a un acuerdo con los encargados de las obras.