• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Habitantes de Catia pagan a particulares para trasladar desechos

Las dificultades del servicio obligan a la ciudadanía a recurrir a sus propios recursos

Las dificultades del servicio obligan a la ciudadanía a recurrir a sus propios recursos

Vecinos observan desperdicios regados en algunas zonas del municipio Libertador, donde las bolsas y escombros desbordan los contenedores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Milagros Ruiz, habitante de Catia y dueña de una frutería de la zona, suspira cuando se le pregunta por la frecuencia con la que se hace la recolección de basura. “Tenemos que pagarle a particulares para que se la lleven hasta un contenedor porque por aquí no es común que pase el camión. El último que vimos fue hace una semana, en la mañana”, declara.

Parte de esos desechos son depositados en la esquina del negocio de Ruiz, cerca del sector La Laguna. “Los que viven en las residencias de Los Magallanes los bajan hasta acá”, afirma la comerciante.

En la avenida Bolívar de Catia las bolsas de basura se acumulan. Los vecinos las van dejando allí a la espera de que pase el camión. Muchas de las bolsas están rotas y se observan desechos en las aceras. El panorama es similar en la avenida Morán, donde también  suele haber desperdicios fuera de los contenedores y muebles abandonados que  indigentes aprovechan para usar.

Frecuencia insuficiente en Lídice. Frente al Hospital Genereral Dr. Jesús Yerena, en Lídice, la recolección de basura se hace diariamente y parece ser eficiente. Pedro Cassiani, vecino de la zona, asegura que el centro asistencial está en la ruta de los camiones, pero en los barrios adyacentes los desechos van a dar en barrancos y botaderos de difícil acceso.

José González, habitante del sector Manicomio, observa cómo la basura se desborda de un contenedor muy cerca de la parada del Bus Caracas. “Por aquí pasa el aseo todos los días, pero los desechos se acumulan porque no hay muchos depósitos”.

Ángel Acosta y Manuel Osío, también vecinos de la zona, indican que los camiones pasan hasta dos veces por día, pero el servicio todavía es insuficiente. “Aún hay que mejorarlo”, dice Acosta.

Poca colaboración de vecinos. En la avenida principal de los Paraparos, en La Vega, Pedro Rodríguez y Olga Ramos son testigos de cómo desechos y muebles viejos inundan la acera frente a su taller y a lo largo de la calle.

“Aunque los camiones pasan todos los días, ya sea de noche o de madrugada, la gente no colabora. Depositan la basura fuera de los contenedores. Hay hasta un nuevo ‘vecino’ que vive entre los escombros”, denuncia la pareja.