• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

La Rinconada tiene botes de aguas negras y blancas

La Tribuna C tiene el aspecto más insalubre que ha mostrado en casi tres años | William Dumont

La Tribuna C tiene el aspecto más insalubre que ha mostrado en casi tres años | William Dumont

Las 150 familias que viven en el albergue temen que sus cubículos se aneguen. Las irregularidades se registraron el fin de semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los damnificados de la Tribuna C de La Rinconada están preparados para afrontar cualquier situación de supervivencia. Quienes ya tienen casi tres años viviendo en ese refugio han sido testigos de homicidios, tiroteos, incendios y hurtos. A la eterna espera por adjudicación de viviendas se sumaron dos nuevas incomodidades: botes de aguas blancas y negras.

Desde el sábado algunos refugiados se las han ingeniado para evitar que se inunden sus cubículos. Es el caso de una pareja que desde enero de 2011 vive hacinada junto con sus hijos, de 1, 4, 8 y 9 años de edad, en un espacio que mide aproximadamente cinco metros de largo por tres metros de ancho, dispuesto en el piso dos del albergue.

En ese hogar improvisado quedó impregnado el olor putrefacto de las aguas negras. A la madre de los niños, al igual que otras mujeres, le preocupa que sus hijos se enfermen por las condiciones de insalubridad que hay en el refugio, donde gatos e incluso ratas recorren las instalaciones de una especie de vecindad abandonada.

En la actualidad, la Tribuna C tiene el aspecto más insalubre que ha mostrado en casi tres años. Escombros, restos de basura y el olor a putrefacción forman parte de un ambiente que es cónsono con el espíritu desesperanzado de las 150 familias que permanecen allí prácticamente en el olvido.

“Es muy triste estar aquí. Dan ganas de abandonar esta lucha. Pero no puedo hacer nada porque no tengo dinero y no se consiguen alquileres con niños pequeños. Esperamos que nos tomen en cuenta y vengan a solucionar esta situación”, expresó una damnificada proveniente de La Vega.

La madrugada de ayer algunas personas se organizaron para apagar unos breakers que están ubicados en el área conocida como La Silsa, del piso dos, para evitar que se registrara algún incendio o cortocircuito. Los cubículos de ese sector están bordeados por basura, escombros y aguas blancas.

Los damnificados que se han visto más afectados son los que viven en el piso dos, pues mientras las familias que están ubicadas en el piso uno tuvieron que sacar aguas blancas, en el nivel superior el inconveniente son las aguas negras. El área conocida como “el comedor” está completamente a oscuras y los afectados no han logrado sacar el agua que se ha almacenado en ese lugar.