• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Residentes del edificio Gorizia temen que el terreno ceda

Vecinos están a la espera de la reconstrucción del muro de contención | Omar Véliz

Vecinos están a la espera de la reconstrucción del muro de contención | Omar Véliz

Los residentes están sin estacionamiento, sin cuarto de basura y no pueden usar los tanques de agua

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los habitantes del edificio Gorizia, localizado en la calle Cervantes de Bello Monte, temen que las tierras que se encuentran detrás de esa edificación —antes retenidas por un muro de contención— cedan como consecuencia de las lluvias. El 21 de abril de este año, el paredón que separaba el edificio del terreno de la quinta Pretty hill se vino abajo debido a una filtración de aguas negras, presente desde noviembre de 2012, y a las fuertes precipitaciones que ocurrieron ese día.

María Neves, residente de Gorizia, indicó que la situación tiene a todos los vecinos muy preocupados por las consecuencias de un posible deslave. “Si llueve fuerte y el terreno cede,  los más perjudicados serán los que viven en la planta baja, que se van a quedar sin casa”, afirma.

De acuerdo con Pedro González, Wilhelm Ricken, dueño de la quinta y del terreno que se halla detrás del edificio, el día que se cayó el muro prometió hacerse cargo de todos los gastos por concepto de reparación de daños. Sin embargo, luego de pagar por 2 carros aplastados y de remover los escombros, no ha mostrado intenciones de financiar la reconstrucción del muro. “Por el contrario, hace 2 semanas tuvimos que subir a protestar frente a su casa y se nos informó que un abogado investigaba el caso. Nos pidieron esperar 20 días hábiles para introducir un recurso de ampliación del informe técnico que presentó la Alcaldía de Baruta, porque quieren corroborar si, en efecto, las aguas negras provienen solamente de la quinta o si alguien más debe asumir la responsabilidad de reconstruir el muro”, informó.

Alba Hernández, quien vive en las residencias, piensa que deben tomarse medidas inmediatas para solventar la situación y que se debe obligar al dueño de la quinta  a que responda por el daño ocurrido, tal y como lo había prometido.

González expresó que las principales consecuencias que afrontan los habitantes del edificio son la falta de estacionamiento y la imposibilidad de utilizar los tanques de agua de reserva, porque al llover se llenan de lodo, al igual que ocurre con el cuarto de la basura.