• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Autopistas requieren bacheo y reposición de defensas caídas

Autopistas requieren bacheo y reposición de defensas caídas / Leonardo Guzmán

Autopistas requieren bacheo y reposición de defensas caídas / Leonardo Guzmán

Un extenso tramo de la Valle-Coche está sin barandas de protección, lo que pone en riesgo la vida de los usuarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras la pavimentación de las vías expresas en Caracas se suma como un punto a favor dentro del plan de mantenimiento anunciado por el gobierno nacional, la colocación de las defensas sigue siendo una deuda pendiente con los usuarios de las autopistas Valle-Coche y Francisco Fajardo. Seis meses fue el plazo fijado para terminar el bacheo, de junio a agosto de 2013; y de julio a octubre del mismo año la sustitución de 8.550 defensas en las vías de la Gran Caracas y la Autopista Regional del Centro. 

Sobre su vehículo de dos ruedas, Mariano Manterola señaló que las obras y omisiones son más visibles justo ahora, cuando el parque automotor no ha recobrado su dinámica habitual, tras el asueto de Año Nuevo.

“Realmente noté la diferencia esta semana, cuando he podido desplazarme por la ciudad sin contratiempos. Hay muchos tramos que tienen el pavimento uniforme. Pero la seguridad de uno como conductor también implica que contemos con defensas en las vías y eso no se ha hecho”, explicó el conductor, quien pasa a diario por la autopista Valle-Coche, carente de barandas en casi toda su extensión.

La autopista Francisco Fajardo presenta el pavimento inestable a la altura de El Paraíso y San Martín. Superados esos puntos, una alcantarilla en mal estado obliga a los conductores a alejarse del canal lento, cerca de los patios de la estación del Metro La Paz. Otra tanquilla deteriorada obliga a frenar totalmente para cruzarla en el distribuidor Santa Cecilia, frente al Parque Generalísimo Francisco de Miranda. En Los Ruices, en sentido este, los conductores también deben sortean varios huecos. Ayer, cuadrillas realizaban el mantenimiento de los distribuidores Altamira y Los Ruices, pero las labores solo incluyeron desmalezamiento y remoción de basura. 

Rumbo a Caricuao, por el canal rápido, con barriles metálicos completan un tramo inconcluso de defensas de concreto de la vía. Quien transite por esa zona debe tener especial atención, sugiere Breiner Milano, quien vive en Caricuao. “No en vano la gente evita circular por el canal rápido. Precisamente porque están claros que ante una mala maniobra o imprudencia sería difícil retomar la control sobre el vehículo en ese punto tan peligroso”. Apunta que el manto asfáltico es de mejor calidad que el de antes. “Si las autoridades entendieran que las defensas son tanto o más importante que el asfaltado, casi todo estaría resuelto. Lo bueno es que el Ministerio de Transporte Terrestre le ha prestado atención a la pavimentación de la Fajardo y de la Cota Mil. Ahora faltan las defensas”.

Otro punto crítico se observó en toda la extensión de la autopista Valle-Coche y en el puente de Las Mayas. El giro del vehículo en marcha da una sensación de precipicio para quien conduce o va de copiloto por la falta de estructuras de protección.

La autopista Prados del Este está en mejores condiciones. Los usuarios dicen sentirse conformes con la reparación del puente de Los Campitos. Sólo piden que haya más presencia policial, pues en horas de la noche conductores irresponsables se desplazan a altas velocidades y provocan accidentes. “No sé si sea conveniente que Polibaruta o la Policía Nacional Bolivariana trabajen de manera articulada. Lo cierto es que es una necesidad hacer que la gente reduzca la velocidad”, explicó Fabiana Noguera, quien vive en Santa Fe. Sólo dos huecos, uno al lado del otro, se observaron a lo largo de la vía, frente a los campos de golf.

La Cifra

 

37

kilómetros de defensas en la Gran Caracas y la Autopista Regional del Centro prometió el Ministerio de Transporte Terrestre

Alternativas

 

Celia Herrera, ingeniera especializada en transporte urbano, señala que la acción del hampa común ha hecho que desaparezcan las protecciones metálicas en las vías. Sin embargo, afirma que es importante que se repongan cuanto antes para evitar que siga en riesgo la vida de los conductores. Sostiene que hay varios tipos de materiales que pueden ser empleados, de acuerdo con el requerimiento de cada vía. “Nos referimos a las defensas metálicas corrugadas y flexibles, que permiten absorber la fuerza del impacto en una colisión sin devolverla al conductor ni a los pasajeros que lo acompañen. Por eso deben retirarse las defensas de concreto que quedan en la ciudad o en algunas otras vías expresas del país, pues son contraproducentes. Esas defensas rígidas son un elemento muy fuerte. El problema es que la inseguridad personal asociada al hampa está relacionada con la seguridad vial del conductor ante el robo del mobiliario urbano. Es necesario atender esas demandas para garantizar la vida de los ciudadanos en las carreteras, calles y autopistas”.

@dapy_

dpalacios@el-nacional.com