• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Autobuses congestionaron calles y avenidas desde la mañana

Autobuses de todas partes del país vinieron a Caracas | Leonardo Noguera

Autobuses de todas partes del país vinieron a Caracas | Leonardo Noguera

El cierre de campaña de Chávez trancó el centro de Caracas. El Metro estuvo saturado y los pasajeros tuvieron que esperar más de lo acostumbrado para subir a un vagón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un fuerte congestionamiento del tránsito se registró ayer desde temprano en la autopista Francisco Fajardo, a la altura de Plaza Venezuela, como consecuencia del cierre de las avenidas Fuerzas Armadas, Urdaneta, México y Universidad, a propósito de la concentración del presidente Hugo Chávez, quien cerró su campaña en la avenida Bolívar.

Para quienes optaron por el transporte subterráneo, el Metro tampoco fue la mejor alternativa, pues tuvieron que esperar varios minutos para poder entrar en cualquiera de los vagones que venían colmados de pasajeros vestidos con prendas rojas, alusivas a la concentración.

En la avenida Libertador, desde la altura de Las Delicias hasta Quebrada Honda, se observaron decenas de autobuses apostados en ambos sentidos, al igual que en el Paseo Colón, paralelo al Parque Los Caobos, donde la fila comenzaba en Plaza Venezuela, llegaba hasta el Teatro Teresa Carreño y se ramificaba por los lados de Maripérez.

En la avenida Santos Erminy de la urbanización Las Delicias, por los alrededores de la plaza del mismo nombre, estaban estacionados los autobuses chinos de la marca Yutong, así como busetas más pequeñas, algunas de las cuales portaban carteles que identificaban su lugar de origen: albergue Che Guevara y Torre Sur 005, por ejemplo.

Por los alrededores de Pdvsa La Campiña hubo toda clase de modelos de buses, desde van hasta autopullman, con marcas de pintura blanca sobre las ventanas que explicaban su procedencia. Así, se podía leer: Barinas, Bolívar, Anzoátegui, Sucre, Lara, Yaracuy, Portuguesa, Trujillo, Apure, Aragua, Carabobo, como también las instituciones que apadrinaban el traslado: Misión Sucre, Barrio Adentro, OPSU, Unefa, y hasta rústicos propiedad de las comunas.

También se pudo observar cientos de motorizados vestidos con chaquetas negras, que portaban la insignia de la Asociación Bolivariana de Escoltas de Venezuela. El contingente procedía de la avenida Libertador, dirección este- oeste, y se saltó el brocal para transitar en contravía y llegar a la avenida México.

Contraste. Para algunos seguidores del presidente Chávez la masiva presencia de autobuses en la mayoría de las calles no se traduce en desventaja para su candidato.

José Gregorio Valero, por ejemplo –quien salió a las 11:00 pm de San Diego de Cabrutica, en El Tigre, estado Anzoátegui, y llegó 13 horas después a Caracas–, aseguró que estaba en la capital por absoluta convicción, sin que pesara presión alguna sobre él. Para Valero, es irrelevante el tema del transporte, es simplemente el apoyo institucional para los seguidores de un líder.

Otros, como Emerson Cabaña, creen que sí hubo una diferencia evidente entre los candidatos, pues además de las calles del centro, también Los Próceres y El Valle estuvieron congestionadas por los autobuses. Cabaña cree que no debe hablarse de un cierre de campaña en la ciudad, pues a su entender Chávez hizo un cierre nacional, contando además con recursos del Estado. “Esta concentración no sirve para medir fuerzas, no hay equilibrio en los recursos”, añadió.

Testimonios

Luis Hernández

“Yo vine con un grupo de amigos desde Valle de La Pascua, estado Guárico, porque quise apoyar a mi presidente. Trabajamos en la Alcaldía del Municipio Infante y no recibimos presión ni tampoco dinero; sólo apoyo logístico para poder transportarnos hasta Caracas. Creemos en el proyecto político de Hugo Chávez”.

Juan Martínez

“Soy conductor de la empresa Peli Express. Salimos el jueves a la 1:00 am y llegamos a Caracas a las 11:45 am. Traje empleados de Pdvsa Puerto La Cruz y me demoré por la cola que había en la Troncal 9. Los trasladé porque es mi trabajo, pero no creo en este gobierno. Así como me habilitaron a mí, la empresa dispuso otros 45 autobuses, cada uno con capacidad para 56 personas”.