• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Arañas humanas tejieron textiles por la paz

Las asistentes compartieron nuevas técnicas de tejido e intercambiaron sus ideas | Manuel Sardá

Las asistentes compartieron nuevas técnicas de tejido e intercambiaron sus ideas | Manuel Sardá

La actividad promovió la integración y el trabajo en el Día Mundial de la Paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un rinconcito de la Sexta Avenida de Los Palos Grandes se reunió un grupo de mujeres para hacer un conjunto de tejidos que vestirán los árboles del lugar.


La iniciativa, promovida la Asociación Arañas de Venezuela, los Talleres Artesanales de Aguja e Hilo y la Quincalla Zoco, nació como una actividad para celebrar el Día Mundial de la Paz y se suma a otras similares en varios países, en las que vestir los árboles se ha transformado en una forma de contribuir con la relajación y la pacificación.


“Esta es una actividad de meditación activa que nos conecta con nosotros mismos. Tejer en grupo fomenta la unión, la paz y la integración. Los cuadritos vestirán los árboles como una manera de humanizarlos”, dijo Helena Marcotulli, “la Araña de Chacao” y directora de los talleres.


Marcotulli indicó que voluntariamente las asistentes se sumaron a los tejidos, y aportaron cuadritos de 20 por 20 centímetros que luego se unieron para hacer el trabajo final. Sin conocerse, el grupo se compenetró en una muestra de que con colaboración se puede lograr la paz.


Marisela Ríos, bombero y docente jubilada, se encontraba entre las presentes. Sin detener ni un momento el vaivén de las agujas, aseguró que la labor es relajante y que ahora se dedica plenamente a ella.


“Una vez al mes mi grupo se reúne para tejer; allí compartimos la información de las técnicas. Algunas tienen ingresos de lo que tejen”, señaló.
Durante ocho horas, las asistentes compartieron indicaciones sobre los tipos de puntos que hilarían, se enseñaron nuevas técnicas e intercambiaron ideas que luego se transformaron en textiles. Ni la edad ni la inexperiencia fueron una limitante. Por el contrario, niños, adultos y una anciana de 91 años participaron en la actividad.