• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Apagones retrasan transición tecnológica en el Metro de Caracas

Metro de Caracas / AVN

Metro de Caracas / AVN

Personal de la empresa sostiene que el sistema tiene capacidad de maniobra ante cualquier emergencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De cuatro a seis apagones momentáneos, que no superaron los seis minutos, suman los reportes de incidencia desde septiembre hasta la fecha en el Metro de Caracas, de acuerdo con información suministrada por trabajadores de la empresa. Ricardo Sansone, vocero de la ONG Familia Metro, alertó que la recurrencia de fallas eléctricas puede impedir que termine el proceso de transición de tecnología francesa a española en el subterráneo capitalino.

Eso se traduciría en una capacidad de respuesta más lenta a las contingencias porque aunque los trenes nuevos comenzaron a ser incorporados en 2011, aún funcionan de forma manual, aseguró Alberto Vivas, también vocero de la ONG.

Sansone informó que las fallas más frecuentes del Metro de Caracas ocurren por la demanda de energía en la ciudad. Si bien eso no compromete la continuidad del servicio, sí puede interrumpir la transición tecnológica entre el sistema francés –que funcionó desde 1983– al español, con cuya flota de trenes trabaja de forma exclusiva la Línea 1 desde diciembre.

Explicó que cuando ocurren apagones de bajo impacto se activa el sistema de energía a un tercio de su capacidad y quien viaja en el tren no siempre comprende lo que está ocurriendo. “La gente a veces cree que se quedó detenido en el tren por una falla habitual y desconoce de que el origen del problema es la demanda de energía en Caracas. Con esos problemas de apagones el más afectado es el Metro y la empresa española, porque ellos necesitan tener estabilidad del equipo que se instaló y no hay garantía de que haya suministro eléctrico”, aclara.

Aunque la transición completa de una tecnología a otra debió terminarse en diciembre de 2012, Vivas señala que faltaría por terminar 30% del convenio con la empresa española. “Se ha desarrollado 70% del contrato MC4094. Para este año queda pendiente desarrollar el sistema de pilotaje automático y culminar la sustitución de cableado para la repotenciación eléctrica y el sistema de aire acondicionado, que se han colocado de manera parcial. Se debe hacer todo esto para que cuando ocurra un apagón sea mínima la afectación del servicio. Es decir, ante un apagón por demanda de energía los equipos se rearman de manera automática, pues con los aparatos viejos se debe hacer manualmente con personal en el sitio en cada una de las subestaciones”, señaló.

Capacidad de respuesta

Uno de los trabajadores de la institución, que prefirió reservar su nombre, señaló que el sistema Metro está preparado para asumir esas contingencias. “No ha fallado el protocolo. El sistema eléctrico del subterráneo fue diseñado para transferir energía de una subestación a otra cuando hay alguna falla, como un bajón intermitente de energía que no demore 10 minutos. El Metro no es vulnerable, por el contrario, fue concebido para atender la demanda. Ahora, el 2 de diciembre, cuando ocurrió el apagón nacional, no pudimos administrar la energía que no teníamos porque la falla fue de alcance nacional y no metropolitano, como en los otros 6 casos”, explicó.

El trabajador agregó que los protocolos del Metro dan respuesta inmediata a las fallas. Aseguró que cuando la información se propaga en las redes sociales, el problema ya está resuelto.

Sansone, por su parte, pide al Gobierno más control del sistema eléctrico para evitar que el Metro sea perjudicado. “Ciertamente, la filosofía de diseño, el sistema de protección de cascadas y la capacidad de maniobra del subterráneo es la misma. Pero mientras sigan ocurriendo apagones en el país será difícil que la empresa española brinde mejor servicio”.