• Caracas (Venezuela)

Gran Caracas

Al instante

Aceleraron trabajos en vías para que las inaugurara Chávez

El acelerado ritmo de trabajo sorprendió a los habitantes de Mamera III | Foto: Leonardo Guzmán

El acelerado ritmo de trabajo sorprendió a los habitantes de Mamera III | Foto: Leonardo Guzmán

Cuadrillas de obreros colocaron de forma apresurada asfalto ayer en las cercanías de la carretera Mamera-El Junquito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Mamera, municipio Libertador, aún huele a asfalto. Las maquinarias de construcción y obreros ocuparon ayer en la mañana algunas calles del lugar para apartar con premura escombros y colocar asfalto en frío. “Por acá pasará Chávez”, vociferó uno de los trabajadores, para referirse a la carretera Mamera-El Junquito –obra ejecutada por el Ministerio de Transporte Terrestre desde 2007 y prometida para agosto de 2009–, y se esperaba la presencia del jefe del Estado, que finalmente no asistió y la inauguró vía satélite.

El acelerado ritmo de trabajo sorprendió a los habitantes de Mamera III, localidad en la cual se concentraron los militares y la mayoría de las maquinarias de construcción del Gobierno. Daniel Moreno, vecino y transportista, fijó su mirada en los obreros que echaban el asfalto: “El arreglo de ese tramo de la vía empezó tres meses atrás. Estoy alegre porque nos beneficiará, pero esto estuvo deteriorado durante mucho tiempo”.

Uno de los accesos a la carretera Mamera-El Junquito, en las cercanías de Antímano, se encontraba totalmente cerrado por obras de rehabilitación. Los militares que custodiaron esa obra se encargaron de desviar a los asistentes de la inauguración hacia el barrio San Pablito de Ruiz Pineda. “Nadie puede entrar por acá; todos deben pasar por la autopista (Francisco Fajardo) y llegar por Ruiz Pineda”, aseguró un funcionario.

En la autopista, a la altura de Mamera, no olvidaron el embellecimiento de las defensas, y los obreros las pintaban de amarillo. Juan Carlos Romero, quien circula a diario por la vía, adjudicó la premura de los arreglos a la presencia del jefe del Estado: “Nunca le paran a esta zona, pero basta que venga Chávez y todos se ponen a correr para que él crea que las cosas están bien”.
 
Caminos obstaculizados. En las vías de las parroquias Antímano y Caricuao se observa desde hace tres semanas la ejecución de una serie de obras, según vecinos y trabajadores. La Calle Real de Antímano, por ejemplo, fue cerrada por cuadrillas del Gobierno para rehabilitarla. “Esto tenía años deteriorado, pero por fin se dignaron a repararla”, dijo Mario Acuña, quien transitaba por el lugar.

Los trabajos, incluyendo algunos que estuvieron paralizados durante meses, han obstaculizado los accesos a las referidas parroquias. En la avenida principal de Caricuao, cerca de las estaciones del Metro, avanzaron la semana pasada en la reparación de un tramo que permanece cerrado desde abril por obras de Hidrocapital.

“Es un canal que está cerrado desde hace meses y no terminan de repararlo. Eso convierte la carretera en un caos, especialmente en horas pico, cuando la gente va o regresa de sus trabajos”, afirmó Isabel Tovar, vecina de la UD-3.

La queja se generalizaba en Mamera y Antímano. Las personas que conducen comúnmente por esas vías indicaron que se sentían acorralados por los limitados accesos. Algunos vecinos de los sectores adyacentes a la nueva carretera, igualmente, expresaron su descontento debido a que Casa Militar impedía que pasaran con automóviles.

Cerro desnudo

En un área de la montaña cerca de la entrada de la carretera Mamera-El Junquito colocaron una cubierta de color verde, mientras el resto permanece descubierta. Para Ángel Rocco, conductor, se trata de un adorno: “No quiero imaginar con las lluvias cómo se pondrá esto, pues se pudieran presentar deslizamientos de tierra”.

La construcción de la carretera Mamera-El Junquito requirió de la eliminación de una zona verde. En el sitio se pretende levantar una pantalla atirantada que evite posibles deslizamientos. Se conoció que también se hicieron obras de canalización de aguas.

Aunque el equipo reporteril de El Nacional intentó ingresar ayer a la obra, los trabajadores de Casa Militar informaron que el acceso estaba restringido.

La nueva carretera comunicará en menos de 20 minutos Mamera con El Junquito. Fuentes vinculadas con los trabajos aseguraron que pudieron realizar una vía más amplia, pero se limitaron debido al Metro de Caracas.

Pese a que los vecinos de Mamera y El Junquito expresaron su satisfacción por la vía, en Caricuao temen que pudiera haber mayor congestión de vehículos. Arturo Chacín, habitante de Caricuao, indicó: “Esa obra beneficia a unos, pero perjudica a otros. Tenemos que prepararnos para más colas”.