• Caracas (Venezuela)

Brian Fincheltub

Al instante

El reto de nuestra generación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los jóvenes siempre hemos tenido un papel histórico en los cambios de nuestro país. Han sido diferentes generaciones las que han logrado sacar adelante a Venezuela en sus momentos más difíciles. No es la primera vez que nos azota la violencia, la miseria y la destrucción. Tampoco será la última vez que la juventud resista y logre levantarnos de lo más bajo, lavarnos la cara y continuar adelante, asumiendo nuestro papel histórico como una nación que no fue creada para ser un territorio sin ley y de mendigos, sino para estar al frente de las grandes transformaciones de nuestra América.

No tengo la receta para salir del desastre, pero considero que un paso esencial para vencerlo es no rendirse no claudicar, no entregarse, no perder las ganas de hacer, pero, sobre todo, es hacer las cosas de forma diferente. No niego que nos enfrentamos a dos realidades un poco inéditas en nuestro ADN país: la emigración y la criminalidad.

Que haya jóvenes forzados a emigrar es algo relativamente reciente en una Venezuela que siempre abrió los brazos al mundo, sin preguntar condición social, política, racial o religiosa. No niego que es una realidad creciente, no menos grave que la guerra interna que tiene encabezando la lista de víctimas y victimarios a jóvenes venezolanos.

Escucho con frecuencia que nos robaron el futuro, lo único que digo es que nadie podrá robarnos el futuro si no nos lo dejamos quitar. No se imaginan la cantidad de jóvenes que están aquí en Venezuela emprendiendo, invirtiendo, creando nuevas ideas, pese a la hostilidad que presenta el día a día y a la ruleta rusa que significa el hampa, donde sabes que sales pero no si regresas.

 

Afuera son muchos los que también se preparan para trabajar en la reconstrucción de Venezuela, estudiando y adquiriendo experiencia en todo el mundo, para estar listos cuando les toque regresar. Yo sigo esperando ese día, cuando en lugar de llenar Maiquetía de despedidas, la llenemos de aplausos al ver que miles de jóvenes regresan a levantar a Venezuela de la ruina. Sigo esperando el momento en cual se vacíen las morgues y se llenen los salones de clases de chamos dispuestos a superarse y a cambiar de vida.

Mi espera no es de brazos cruzados, yo hago la diferencia desde mi lugar de trabajo, desde mi familia, desde mi entorno social. Porque un país en el que nos han destruido todo, lo primero que tenemos que recuperar es la confianza y la fe en nosotros mismos.


Encontacto@brianfincheltub.com

@Brianfincheltub