• Caracas (Venezuela)

Brian Fincheltub

Al instante

¿Por qué el madurismo se opone a lo hecho en Venezuela?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Comienzo haciéndoles una pregunta: si usted se gana la lotería hoy, ¿qué haría? 1).-Mete la plata en el banco y vive de ella hasta que se acabe o 2).- la invierte y pone esos reales a producir con la meta de duplicarlos. Personalmente, no tengo ninguna duda de que la mayoría de las personas que nos leen se decidiría por la opción dos y es que no hay que ser un connotado economista para saber que la única forma de generar riqueza es a través del trabajo productivo, que el dinero se acaba y que entender eso es lo que nos permite tener una visión a largo plazo.

Cuando dije la mayoría, lamentablemente era porque había excepciones y para pesar de todos los venezolanos no es cualquier excepción. El gobierno actual aterrizando en Miraflores se ganó la lotería y no cualquier lotería, un pote que asciende a más de 2.000 millones de dólares, REPITO, 2.000 millones de dólares durante los últimos 17 años. Para que tengan una idea de la barbaridad de plata que esto representa, si se arma una torre de billetes de 100 dólares se puede alcanzar la distancia que hay entre la Tierra y la Luna 8 veces.

Pero más sorprendente que la cifra, es lo que hicieron con este realero. No solo NO lo invirtieron, tampoco lo ahorraron, se fueron de rumba durante 17 años junto con los panas y les dijeron: “Tranquilo, que yo pago la cuenta”. Además, prefirieron antes que gastarse la plata en el país, gastarla afuera, no solo porque era más fácil que producir, sino porque era más fácil robar.

Pero, como dijimos al comienzo, el dinero se acaba, más cuando llevan años sacando del pote sin meterle nada. Los resultados están a la vista, ¿cuál es el panorama ahora? tenemos una gran factura, nos quedamos sin plata y qué creen ustedes… sin amigos.

Hoy la factura del gobierno la pagamos todos: el sector productivo que fue desmantelado por una política de importaciones y chanchullos cambiarios, pero fundamentalmente el venezolano de a pie, ese que debe sufrir la inflación y la escasez en la calle. En resumen: enchufados millonarios y un pueblo cada vez más pobre.

En los últimos 17 años hemos escuchado sin descanso que en Venezuela no había existido un gobierno tan nacionalista como el actual y que este proceso era “endógeno”. Seguramente en Bolivia, Ecuador y Nicaragua pensarán eso, países que hoy muestran economías en crecimiento, entre otras cosas gracias a la fiesta de los petrodólares venezolanos. Pero para quienes en este momento no es posible producir por falta de materia prima, para quien no consigue el producto que busca o tiene horas en cola buscando un kilo de arroz que antes se producía aquí, no hay nada de nacionalista en la actual administración.

Por el contrario, este es sin lugar a dudas el gobierno más antivenezolano de nuestra historia.

Con la Ley de Producción Nacional se busca que el arroz que se come no venga de Surinam, sino de Calabozo, para que las caraotas no las traigan de Dominicana sino que se las compren a nuestros pequeños productores, para que a nuestros ganaderos no se les mueran las vacas mientras le compramos carne a Brasil.

Los que el pasado jueves sabotearon a través de bandas armadas este proyecto profundamente venezolanista presentado por el diputado Julio Borges, lo hacen porque en definitiva no defienden al pequeño productor nacional y al venezolano de a pie, sino sus negocios de importación a dólar preferencial.

Por un país donde lo que se coma sea “Hecho en Venezuela”, la Ley de Producción Nacional tiene el objetivo firme de iniciar un proceso de activación de la producción de bienes y servicios en Venezuela que ayude a solucionar los problemas de inflación y escasez que afectan tan gravemente a los venezolanos. ¡Primero Venezuela!