• Caracas (Venezuela)

Brian Fincheltub

Al instante

Brian Fincheltub

¿La época de las vacas flacas?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tuvieron los mayores ingresos, por más tiempo y con los menores controles de la historia petrolera de Venezuela. Durante unos diez años el precio del petróleo se mantuvo por encima de la barrera de los cincuenta dólares, sobrepasando los últimos cuatro años los cien dólares, diez veces más de que costaba en barril de petróleo en 1998. No hay precedente reciente, si hubo una época de abundancia para nuestro país fue la última década, ahora la pregunta que debemos hacernos es ¿Qué provecho sacamos de ella?

Venezuela retrocedió unos cincuenta años, en algunos aspectos hasta pudiéramos estar en peores condiciones que en el pasado, un ejemplo es la criminalidad, tan visible hoy, en menor escala ayer. Pudiéramos estar frente al mismo escenario que vivió nuestro país tras la muerte de Juan Vicente Gómez, muchos historiadores coinciden que entramos al siglo XX luego de 36 años. Nosotros no solo no hemos entrado al siglo XXI, sino que hemos retrocedido.

De nuestros padres uno tiene el recuerdo de lo que fue otra etapa de altos precios del petróleo, la década de los setenta. Gobernaba Carlos Andrés Pérez y la abundancia era tal que se hizo famosa aquella frase “´ta barato dame dos”. Los invito a que apliquen lo mismo ahorita, ahora lo más común es “Está regulado, solo dos” o la respuesta más pronunciada en comercios “no hay”. Nada está barato y si tienes el dinero no lo encuentras.

Volvieron enfermedades que se creían controladas hace sesenta años, pasamos de ser una nación de inmigrantes, a un país que ve a sus jóvenes partir, a nuestros mejores muchachos, aquellos que estudiaron para progresar y el socialismo prácticamente los expulsa tras arrebatarle todas las oportunidades.

Somos el resultado de un presupuesto nacional manejado como un barril sin fondo, con recursos que fueron asignados discrecionalmente sin ningún criterio técnico. Las que pudieron ser las grandes obras de la época de las vacas gordas están abandonadas, llenas de monte y culebra, caso emblemático: Sistema ferroviario.

La política social siempre estuvo destinada a mantener a la gente dependiente, quienes vivían en la miseria cuando llegó la mal llamada  “revolución” ahora son más vulnerables. El enorme aparato burocrático en el que se convirtió el gobierno necesita de enormes ingresos, que solo son posibles cubrir con altos precios del petróleo.

Estamos quizás frente a la época de las vacas flacas, lo que más preocupa es que si el socialismo fracasó en abundancia, no me quisiera imaginar nuestro futuro en escasez.