• Caracas (Venezuela)

Brian Fincheltub

Al instante

Razones para revocarte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


El ejercicio más difícil de este artículo es la capacidad de síntesis que me exige. No es nada fácil reducir en unos cuantos caracteres las innumerables razones que llevan hoy a exigir, apoyar y promover un referendo en tu contra. Hablaré a título personal, porque no es nada cortés hacerlo en nombre de los demás, sin embargo, estoy seguro de que mi situación no varía mucho de la de millones de jóvenes venezolanos a los que tu mal llamado gobierno les ha robado también la oportunidad de vivir y crecer en paz, sin odios y con calidad de vida.

Te voy a tutear, porque un hombre que irrespeta la investidura de presidente todos los días y que nos irrespeta como ciudadanos, no merece ninguna consideración especial. Recientemente, en una de tus clases de manipulación histórica, dejaste escapar un peculiar detalle; cuando lo escuché lo recibí como un carajazo en la cara. No podía ser de otra manera, en ese momento hacías referencia a cómo durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez habías logrado comprar un apartamento y un carro usado.

Quien vivió el segundo mandato de CAP sabe que no fue fácil, fueron los años del “Caracazo” y de los ajustes económicos, del enorme descontento popular, de la leyenda de la perrarina. Pero resulta que en medio de aquella “catástrofe”, de lo que ustedes consideran “el peor gobierno de la cuarta”, tú habías logrado, con sueldo de obrero del Metro de Caracas, obtener dos cosas que en las actuales condiciones un joven no podría ni soñar conseguir: carro y casa.

Es más que paradójico, tu familia también logró durante esa época, según tu propio testimonio, comprar el apartamento en Valle Abajo donde habían vivido alquilados durante años, por cierto, no estamos hablando de una zona popular, sino de clase media con ubicación privilegiada por su proximidad a la Ciudad Universitaria. Si en la actualidad me quisiera mudar a Valle Abajo, tendría que trabajar siete vidas con mi sueldo actual para poder ser vecino de tu familia, y miren que no es la misma urbanización de hace veinte años; como todo el país, está destruida y azotada por el hampa.

Pero si lo material es inalcanzable, referirnos a la vida diaria en Venezuela no está lejos de parecerse a un parte de guerra. La mayoría de las víctimas y victimarios de la violencia son jóvenes, la educación dejó de ser una forma de ascenso social y se convirtió en una mera formalidad antes de abandonar el país. Formar una familia es un reto al ingenio, porque hasta la platabanda encima de la casa de tus padres se ha vuelto muy alta de alcanzar. Si tienes te matan y si no tienes también.

Representas todo lo contrario de lo que un joven con aspiraciones, ganas de superación y criterio propio querría en su vida. Tu gobierno se ha convertido en las peores de nuestras tragedias nacionales. No puedo hacer otra cosa que estar de acuerdo con revocar del poder al modelo de caos, destrucción y revancha que se ha apoderado durante 17 años del país. Es mi futuro o tú. No será difícil para ti saber cuál será mi elección.