• Caracas (Venezuela)

Brian Fincheltub

Al instante

Presos del hambre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todavía recordamos cuando el fallecido presidente dijo que quien robaba por hambre no era un delincuente, que las cárceles estaban llenas de pobres y que los ricos terminaban siempre libres. Tales afirmaciones si usted las trae a la realidad actual a muchos les parecerán incomodas, pero no es deber de nosotros complacer a nadie, creemos propicio recordarlas, más cuando se nos habla del pensamiento chavista como una especie de libro sagrado.

En plano general concuerdo con la opinión de los críticos del ex presidente, que en su momento las calificaron como una justificación de la violencia. Si creemos en las leyes, en el respeto a la autoridad y la propiedad, no podemos justificar ninguna forma de pillaje, tenga las causas que tenga. Pero la pregunta central que debemos hacernos y que coincide con una parte del enunciado del líder de la revolución es ¿Por qué quienes roban por hambre terminan presos y quienes roban al pueblo y lo ponen a pasar hambre quedan libres?

Una interrogante impertinente para quienes hoy gobiernan, sobre todo porque se desprende del pensamiento sacro de su “comandante eterno”. Muchos dirán que fue una frase hipócrita e irresponsable, hagamos algo, obviemos el contexto en el que dijo Chávez esta frase, apartemos sus intenciones de seguir exacerbando el resentimiento y considerémosla como una crítica sincera al sistema de justicia y sus inequidades. Ahora ¿Qué es lo que pasa hoy?

Lo que pasa es que es imposible rebatir el peso de las palabras, que una vez lanzadas no se pueden recoger. Es imposible esconder el impacto de la realidad, que siempre nos aparece al frente aunque tratemos de evadirla, esconderla, modificarla. En la Venezuela de nuestros días hay hambre y hay gente detenida porque no pudo aguantar más.

Tenemos que reconocer también que la mayoría sigue aguantando, que prefiere pagar cinco veces más antes que ir por lo ajeno, antes de unirse a una ola llena de furia y desesperación que puede llegar a tener el mismo poder destructivo de quienes hoy gobiernan. No es la solución comenzar un canibalismo entre nosotros mismos, porque desde arriba continúan robándonos lo poco que nos queda y saben que mientras nos sigamos comiendo unos a otros, se calmará un poco el hambre y ellos seguirán con el verdadero saqueo.

Las cárceles venezolanas se llenan cada vez más de personas que salen a robar por hambre, van contra hermanos venezolanos cuyo esfuerzo de levantar un negocio les llevó toda la vida. Cumplen la condena que los responsables de la crisis no pagan.

Un grupito protegido por la impunidad, sigue abusando del pueblo, abusando de su paciencia, enviando jueces a prohibir que hasta se les nombre, como si la gente no supiera quienes son. Siguen saqueando a Venezuela sin ninguna consecuencia, a diferencia de quienes hoy duermen en celdas, ellos no tienen hambre, ni hijos que les pidan de comer, ellos roban por pura ambición, porque el poder los enfermó. 

Encontacto@brianfincheltub.com

@Brianfincheltub