• Caracas (Venezuela)

Boris Santos Gómez Uzqueda

Al instante

México entiende de finanzas petroleras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Definitivamente la caída de precios del barril/petróleo afectó toda la economía mundial, principalmente a países que tienen negocios en hidrocarburos (gas, petróleo, electricidad, energía), como México.

México en 2014 redefinió su política energética con un importante paquete de reformas denominada “Reforma Energética” que ciertamente pondrá a México a la vanguardia del modelo de negocios de países que atraen inversiones en toda la cadena exploración/producción/refino/transporte y agregación de valor a la materia prima; rompiendo así un monopolio estatal que regía el sector energético desde hace 76 años, permitiendo la participación del capital privado nacional e internacional.

La petrolera estatal mexicana produce cerca de un tercio de los ingresos estatales. Es decir, que el país depende fuertemente de la exportación de hidrocarburos.

No creo que haya la “tormenta mexicana” como algunos analistas califican irresponsablemente. México fue muy previsor; aunque también es cierto que México es, en términos absolutos, el octavo país con el mayor endeudamiento en todo el mundo y varias veces el FMI recomendó una reducción de su deuda.

La caída de precios afectará internamente la denominada Recaudación Federal Participable, vale decir que los estados y municipios tendrán menos dinero; sin embargo, han tomado medidas drásticas inmediatamente para evitar que ese bajón de precios les perfore toda su economía: van a reducir en 9.000 millones de dólares (0,7% del PIB) el gasto público.

La medida del presidente Peña Nieto es considerada “inédita en la última década” de cara a las elecciones de junio para renovar el poder local (gobernaturas, parlamentos estatales y Municipios) teniendo en cuenta que un tercio del ingreso público mexicano procede del petróleo (o de los negocios en hidrocarburos).

El barril mexicano estuvo en 102 ahora con suerte llega a 40 y a nivel global “tardará mucho en llegar a 100 nuevamente” según el propio ministro árabe de energía.

Con menos inversiones norteamericanas en Estados Unidos y la desaceleración del crecimiento de China, México tuvo que curar en casa algunas enfermedades propias y actuar con disciplina fiscal para proteger la estabilidad que estuvo comportándose muy bien.

No subirán más impuestos para no afectar bolsillos de los sensibles ciudadanos que están muy molestos con el tema de Ayotzinapa. De manera que se ajustarán gastos de la petrolera estatal (Pemex) y de la poderosa eléctrica (CFE) que se presentaban con nuevo perfil corporativo con la reciente reforma energética.

Quedó archivado, de momento, el tren de alta velocidad México DF-Querétaro que debió ser el más moderno de América Latina (un conjunto de proyectos de trenes de alta velocidad en 7.500 millones de dólares, aproximadamente); aunque sigue en pie el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México (inversión de construcción aproximadamente de 9.200 millones de dólares).

México tiene una liquidez envidiable: sus reservas internacionales sobrepasan los 193.000 millones de dólares (léanla bien) cifra muy importante y que demuestra que el manejo de las finanzas petroleras mexicanas siempre fueron satisfactorias, contrariamente al manejo de la renta petrolera venezolana o de la renta gasífera boliviana.

En el 45 Foro de Davos el propio CEO (director general) de la petrolera estatal mexicana, Emilio Lozoya, se mostró convencido de que 2015 será un buen año para la economía de México, pese a los bajos precios del barril de petróleo; porque se puede “crecer en tiempos difíciles”. Destacó que a partir del 1° de enero, los nuevos recibos de electricidad verán reducciones de 16% en el sector industrial; 8%, comercio; residencial, 4% y nivel popular, 2%. “La Reforma Energética posibilita el desarrollo de una industria energética más competitiva y eficiente”, dijo.

Bien por México, que supo utilizar su petróleo/gas y ahora podrá navegar en las aguas turbulentas de los bajos precios.