• Caracas (Venezuela)

Boris Santos Gómez Uzqueda

Al instante

Diplomacia digital

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todos los políticos, presidentes, líderes del mundo están en las redes sociales opinando, hablando, posteando fotos, textos y haciendo y generando influencia.

Además de la importancia de tener modernas páginas web dinámicas e interactivas, el mundo está impulsando un proceso de formación continua en #DiplomaciaDigital.

Es imposible transmitir un mensaje sin estar en las redes.

Las compañías privadas lo entendieron primero: #socialmedia, marketing digital: saben del poder de las redes para mercadear, promocionar, posicionar, vender... los gobiernos latinoamericanos se incorporan de a poco, los europeos, asiáticos y norteamericanos están activando su #DiplomaciaDigital en las redes.

En el complejo mundo de las relaciones internacionales y las redes sociales la nueva #DiplomaciaDigital tiene un papel absoluto.

Las redes hacen políticas públicas hoy en día, quien lo niegue está desfasado.

Prueba de ello es que –prácticamente– las redes sociales movilizaron personas que dieron fin a la dictadura egipcia de Hosni Mubarak. Redes sociales, tecnología y activismo son el mar en donde navega esta #DiplomaciaDigital mediante acciones e iniciativas que tratan de influir, participar o atender a los ciudadanos en el entorno digital.

Usar la web y redes sociales para la consecución de los objetivos establecidos en la acción y la política exterior de un país podría ser la definición tradicional de esta nueva #DiplomaciaDigital; sin embargo, va más allá: es emplear herramientas de tecnología para lograr hechos diplomáticos específicos que favorezcan a Estados en el logro de ciertos objetivos apoyando, dando fuerza y buscando generar empatías/simpatías con las acciones de la diplomacia convencional.

La #DiplomaciaDigital da, además, oportunidad a que otros actores se sumen a las propuestas mediante un fuerte activismo digital.

Hoy en día todos los ciudadanos se organizan –digitalmente– para promover campañas en redes de manera que sí tienen un efecto en las relaciones internacionales.

Pónganse a pensar en los millones de clics y opiniones que generó el #JeSuisCharlie. Eso genera corrientes de opinión poderosas que nunca más pueden arrancarse de la base ciudadana.

La #DiplomaciaDigital, entonces, a través de redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube, por citar algunos) debe estar presente e introducir objetivos en el “mar” digital en el que diariamente nos desenvolvemos.

Un tweet (trino) mal escrito u ofensivo de parte de alguna autoridad genera condena internacional inmediata, de allí la importancia de tener sumo cuidado y una estrategia puntual en #DiplomaciaDigital.

Hay –además– formas de “medir” y analizar la actividad digital de los usuarios con relación a temas específicos.

Sin embargo, la era digital permite también que haya #Wikileaks o penetración a conversaciones digitales privadas, de manera que la seguridad también es importante en este marco.

Los Estados modernos promueven #CiudadesDigitales para que todos los ciudadanos estén convenientemente conectados, adicionalmente esa participación genera mejores oportunidades para el país. 

Tengan presente que la democracia será perfeccionada con las redes. Los Estados modernos a través de sus gobiernos están no solamente participando sino siendo proactivos en esta era de la diplomacia digital. 

 

*Sigue sus análisis en Twitter: @bguzqueda